La Posta Sobre La Acabada De Las Minas

 

(¡Ja! No tengo título. Esto se iba a llamar “Toda La Verdad Sobre El
Orgasmo Femenino” pero hoy no estoy muy fino que digamos.)

 

Bueno, muchachos, nos hemos reunido aquí para hablar de la concha.

¡Epa! ¡Pará! ¡Pará! ¡Pará! Veo que hay varias hembras leyendo esto. Chicas: por esta vez les exijo Y LES ADVIERTO que no lean lo que voy a escribir a continuación. Van a perder el tiempo porque todo lo que viene ya lo saben, así que, si quieren ser felices, dejen de leer esto de inmediato. Vayan para la cocina que hay varios platos por lavar. Esta entrada de blog está dedicada solo a hombres machos, los que tenemo’ las bolas bien llenas las nuestras, y en especial a aquellos que no han tenido acceso a muchas
conchas o a los que, por su corta edad, están experimentando sexo por primera vez. Bien, veo que las chicas se están retirando. Gracias, chicas, hacen bien en hacerme caso. Vuelvan mañana que seguro posteo algo sobre una serie de AMC llamada Breaking Bad, o escribo sobre temas trascendentes como “qué te pasa cuando te morís”, siempre con este tono pedante que hace que quieras cagarme a trompadas.

Bueno, muchachos, ahora que estamos solos, el tema que nos ocupa hoy es la concha y cómo hacerla acabar. Ya que se fueron estas rompe-huevos, pongamos un disco de Riff, si puede ser Ruedas De Metal, y charlemos sin feedback.

Lo primero que tenés que saber, es que todas las chicas se pajean. Sí. Nunca dudes de eso. De hecho, la negación por parte de las chicas de esta realidad irrefutable es directamente proporcional a la cantidad de pajas que se hacen. Sin embargo, no te recomiendo que interrogues a las minas sobre este tema. Hablar mucho no es bueno para coger. Más éxito tendrás emborrachándolas que haciendo este tipo de preguntas. Hay que coger más y hablar menos.

Lo segundo que tenés que saber es que… (ehhh, vos, sí, vos, la del corpiño con relleno, loca, ¡te dije que hoy es solo para machos! ¡Saquen y eliminen a esta tonta de mi posteo y yo!)… Bien, ¿en dónde estaba? Ah, sí, lo segundo que tenés que saber es que mientras vos te pajeás simulando que tu mano es una concha, las minas no lo hacen metiéndose sus dedos cual si fuera una pija, sino que sus dedos acarician un órgano minúsculo que está un poco más arriba que se llama clítoris. Esto no quiere decir que no le gusta que le entierres tu verga hasta lo más al fondo posible (les encanta siempre que estén bien lubricadas) pero su excitación principal está en la estimulación del clítoris. (arjona todavía no escribió una canción sobre esto por no encontrar una palabra que rime con clítoris porque le cuestan las rimas esdrújulas.)

(Hagamos un break para escuchar este tema de Riff, No Detenga Su Motor. Escuchen la letra, escrita por Pappo en 1981, siempre tan primitivo y certero. “No detenga su motor, e investigue su interior. Si el mundo da vueltas, y nosotros también, ¿Para qué separarse de su ser? Separarse de su ser. Irse muy lejos, tal vez. Por eso le ruego, que se haga un favor, que nunca detenga su motor. No detenga su motor.” Ah, me encanta el solo de guitarra. ¡Aguante el Carpo!)

Ok, sigamos. Ahora que sabés esto, vos dirás: “¡Pero entonces es re-fácil! Se la lambeteo un rato o le paso el dedito, la hago acabar, después se la meto por cualquiera de sus múltiples agujeros, acabo yo y todos contentos”. Error. Y acá está el punto al que quería llegar. El asunto no es tan fácil porque, debes recordar, estamos hablando de mujeres, esa especie maquiavélica e incomprensible que Freud estudió durante 30 años para terminar preguntándose: “¿Qué carajo quieren las mujeres?” Hombres honestos y sensibles han pasado horas y horas de su vida,
gastando toda su saliva, chupando con habilidad clítoris que no acababan nunca, y aunque la pasaron muy bien, se preguntaron: “¿Por qué ocurre esto?” Pués por no conocer el secreto que se develará a continuación. Acá está otra de las grandes diferencias entre nuestra primitivez (que nos sacuden un rato y enchastramos todo) y las complicadas almas femeninas, que requieren aspectos sutiles además de los físicos para lograr los objetivos sexuales. Para que puedan llegar al orgasmo, no solo se necesita de una simple estimulación clitoriana, sino que también deben satisfacerse otras insuficiencias femeninas (además de lograr el ambiente adecuado y que no nos encuentren sexualmente repulsivos como le dijo Patty Boyd a Eric Clapton cuando se separaron.) Para lograr nuestro objetivo, debemos lograr que las chicas se sientan, respecto a nosotros, dueñas de todas estas cualidades a la vez: seguras, lindas, confiadas, cachondas, inteligentes, positivas, putas, puras, guapas, entregadas, descansadas, liberadas, buenas, investigadoras, calientes, higiénicas, abiertas, misericordiosas, reales, profundas, cooles, adultas, cómodas, beatles, perspicaces, elegantes, sabias como Yoda, intensas, precisas, agraciadas, enamoradas, hermosas, modernas, impermeables,  incoloras, inodoras e insípidas, y ellas tienen que percibir que uno está tan entusiasmado como Victor Hugo Morales el 22/06/1986 a las 13:10 hora Mexicana en el Estadio Azteca, pero sin llegar al extremo de gritar: “Barrilete Cósmico… ¿de qué planeta viniste?” porque eso puede arruinar todo.

Bueno, ¿entendieron?, aplicando este secreto lograrán que sus mujeres amadas lleguen al orgasmo. En cambio, si no las aman mucho, les recomiendo que no apliquen nada de esto, les digan: “Abrí las piernas, guachita”, acaben lo más rápido posible y le pidan a las chicas que pongan un capítulo de Curb Your Enthusiasm mientras se van a limpiar, así cuando vuelven se ríen un poco de las ocurrencias de Larry David, y cuando termina el episodio se echan el segundo. Eso si la chica no tiene la capacidad de convertirse en una hamburguesa después que acabaron, que es casi igual de bueno.

En la próxima reunión, les explicaré cómo reconocer a las chicas que gustan de la personalidad y las canciones de Cacho Castaña que no son Garganta Con Arena, a efectos de evitarlas.

(Por último, y antes de despedirnos, miren todos a esa pelotudita que se quedó leyendo hasta el final, pese a mis advertencias preliminares. Les quiero pedir a todos ustedes, agraciados conocedores de este gran secreto, que nunca se la cojan. De ahora en más, por no hacer caso a mi ADVERTENCIA de no leer este post, la condenaremos a una vida donde solo pueda tener relaciones sexuales con machos insensibles, abusadores del fútbol por televisión, que prefieren mirar
culos en el programa de tinelli antes que leer este blog donde se develan los
grandes secretos del universo, a los que deberán fingirle el orgasmo para que no se sientan mal. La Curiosidad Mató Al Gato.)

(Secreto sobre el making of: Cuando escuché a Mirhta Legrand protestar porque la Presidente no asistió a la inauguración del Colón, mientras que la Presi había escrito que la política no debe ser hipocresía, recordé que Mirtha siempre hizo de su vida un culto de la falsedad,
lo relacioné con que seguramente fingía los orgasmos, y se me
ocurrió todo esto. Gracias Mirtha.)

 

Etiquetas:

3 comentarios to “La Posta Sobre La Acabada De Las Minas”

  1. Paula Florencia Says:

    Mierda, por un momento me senti como Spinetta cuando compuso "el mundo entre las manos".Yo tenia, en una de nuestras charlas, el secreto de sus ojos entre mis manos y te lo tuve que dar! jaja I got the power…Mujeres bonitas: pajearse es bueno y muy rico!

  2. Alejandro Says:

    Pero Paula. Te dije que no leyeras y encima hacés comentarios chanchos en este blog tan fino!

  3. Elisabet Says:

    si hay algo que este blog no es, es fino jajajajajajaja . besos ale, ya me cayo la maldiciòn porque lo lei todito al post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: