Del Piloto De Avión Que No Sabía Manejar Autos Pero Manejó A Cristina

Circa 1996, tenía
un Renault 6 Verde Modelo 78 llamado Cristina. Le había pegado en la guantera
una calcomanía que decía “Se fuma” (había comprado una que decía “No se fuma” y
le había cortado el “No”, porque me gusta la Libertad.) Entonces,
cuando subían las chicas y me preguntaban: “¿Se puede fumar?” yo les ponía cara
de enojado y les decía: “Leé el cartel”, mientras se los señalaba con el dedito.
Las chicas pensaban que yo estaba un poco loco y encendían un pucho. Siempre me
gustaron más las mujeres que los autos.

 

Por esa época, mi
amigo Federico no sabía manejar autos pero sin embargo estaba haciendo un curso
de piloto de avión, y todos los sábados iba a volar. A la noche, mientras
escabiábamos, me contaba los secretos de pilotear un avión, los cuales no me
importaban mucho pero lo escuchaba porque es mi amigo.

 

Una noche,
después de la cerveza quichicientas,
me dijo: “Dejame manejar a mí”. “Pero vos no sabés manejar”, le respondí yo que
era muy precavido. “Si ya piloteo aviones puedo manejar a Cristina”, respondió.
“Es muy cierto”, le dije yo, que soy difícil de convencer. Tardé 30 segundos en
explicarle los cambios y el complicado truco de largar el embrague, y salimos a
arriesgar nuestras vidas, más considerando que Fede es recontramiope.

 

Fue peligroso,
sí señor. Recuerdo un cartel que se nos venía encima y Fede esquivó en un acto
reflejo de último momento. Recuerdo curvas tomadas a mayor velocidad de la
requerida, con Cristina coleando, y recuerdo que salimos a la ruta porque nos
aburrimos de la ciudad y Fede quería pisar el acelerador. Cristina tenía 2
parlantes Pionner espectaculares y seguro que íbamos escuchando AC/DC. No le
andaba el velocímetro, pero era un auto muy veloz.

 

Fuimos
imprudentes, sí, pero no me arrepiento porque de lo contrario no tendríamos esa
anécdota para contar. Además no matamos a nadie. Ni siquiera chocamos.

 

(Nota final:
Cristina obviamente no se llamaba así por nuestra actual Presidente, sino por
un libro de Stephen King B-U-E-N-Í-S-I-M-O, que trataba sobre un auto que tenía
vida propia. Obvio que un libro que trata sobre eso debería ser malísimo, pero
Stephen King logró contarlo de un modo que me enloqueció.)

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: