Dos Cosas Raras

Yo considero a mi barrio como un lugar muy seguro. Nunca
veo gente “sospechosa”. Hay muchos viejos y algunas minas de culos paraditos (y
una sos-pechosa) y nunca pasa nada. Un montón de gente se la pasa en la vereda
charlando. Yo no doy vueltas de manzana antes de entrar el auto ni hago otras
maniobras que la gente que vive en barrios más peligrosos tiene que hacer.

 

Pero dos veces vi arrestos en mi barrio. Una ya la
conté acá. Hoy ocurrió un hecho similar. Un sexo-masculino-tez-morena-aproximadamente-12-años-gorrita-cumbiavillera,
andaba por ahí con aires sospechosos y vino la policía y se lo llevó. Yo solo
vi cuando se lo llevaban.

 

Los lectores de este blog que piensan similar a
Susana Gímenez pueden comentar indignados que seguro que entran por una puerta
y sale por la otra.

 

Me parece raro que mi barrio sea seguro porque toda
el resto de la gente vive quejándose de la inseguridad.

 

 

Mis hermanas tenían entradas para un recital de Alejandro
saenz, y una de ellas las perdió. Me enteré que lloraba. Yo creí que lloraba de
alegría porque zafaban de ir a ese recital. Hay que tener mucho valor para
pasarse dos horas escuchando esas canciones, pero no… ¡lloraba de tristeza! (o
quizás de bronca por perder las entradas.) Trastornos tan delicados en la
personalidad ocurren cuando crecés mirando en televisión los programas ideados por
cris morena.

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: