“Y Lo Que Están Haciendo Es Un Pecado Mortal”

Mi primera comunión fue en octubre de 1980. Iba al
catecismo los sábados a la mañana, a la escuela 14 (en mi escuela no daban
catecismo) y recuerdo que, por esa época, ATC había decidido televisar los
viernes a la noche películas de los Superagentes. Por eso, los sábados,
mientras nuestra catequista, Marcela, intentaba contarnos historias de Jesús,
nosotros no le prestábamos atención porque estábamos comentando las aventuras
de Tiburón, Delfín y Mojarrita (Los Superagentes Contra Los Paraguas Asesinos, La Gran Aventura y, mi favorita
personal, Los Superagentes No Se Rompen.)

 

A pesar de ser de Luján, y tener la famosa Basílica, la mitad de mis
compañeros decidieron ir al catecismo a otra iglesia, llamada “Sagrado Corazón”.
Eso me parecía tan raro como que alguien que vive en La Boca sea hincha de Lanús.

 

También era muy raro que se hiciese una fiesta a la que la
mitad de tus compañeros no podían ir. Empecé a dudar de la inteligencia de otros
padres que me invitaban a esas fiestas, a las que yo no podía ir porque
"casualmente" era el día de mi fiesta.

 

Alguien, creo que un cura que nos dio unas charlas
finales, nos dijo que a partir de tomar la Primera Comunión no podíamos
cometer más pecados mortales, porque de lo contrario iríamos al Infierno. Indagamos
al respecto y descubrimos que decir malas palabras podía considerarse pecado
mortal. De repente nos encontramos en una encrucijada. ¿Cómo íbamos a hacer
para no putear más, cuando nuestro vocabulario habitual estaba lleno de esas
palabras?

 

A mi fiesta, por supuesto, no pudo venir casi nadie. La
mayoría tenía su propia fiesta o había decidido ir a la fiesta de otro. Pero si
estaba el Piana (que es amigo del Chivo y el Indio), y Fede, que vivía a la
vuelta de mi casa y tenía el mismo problema que yo: nadie había ido a su
fiesta. Nos juntamos en la puerta y, cuando nos cansamos de jugar al Ring-Raje,
nos sentamos en la casa abandonada de al lado a debatir el dedicado tema de las
puteadas. ¿Íbamos a arriesgar nuestra vida eterna por decir esas palabras que
amábamos tanto? (En esa época no se decían jamás delante de los mayores y era imposible escucharlas por televisión.) Enseguida llegamos a la
inteligente conclusión que no íbamos a aguantar mucho tiempo, y ya que eso era
una verdad absoluta, decidimos comenzar a putear desde ese mismo momento. Entonces,
dos horas después de haber recibido el cuerpo de Cristo, repetimos muchas veces
todas las malas palabras que conocíamos. Yo me animé a decir: “Que Dios se vaya
a la concha de su madre” porque ya me había dado cuenta que si lo decías sin
sentirlo no era pecado. No hubiese podido sentirlo porque en ese momento no lo
sentía, pero me animé a decirlo (además, fui astuto en el desafío porque sabía
que Dios no tenía madre.)

 

Por último, quiero contar algo sobre mi catequista entre
1979 y 1981, Marcela. Sucedió que siete años después, en 1988, mi amigo George
Barrios me prestó el primer vinilo de Serú Girán, editado originalmente en
1978. Al revisar con obsesión la tapa (como hacía con cualquier disco) me
encontré con una sorpresa: escrito con lapicera, estaba el nombre y apellido de
mi catequista. Seguro que ella se lo prestó al hermano de George y nunca se lo
devolvieron.

Cuando en 1988 me encontré con ese vinilo, pensé: “Pero…
esta catequista… ¿estaba loca? ¿Cómo no nos hablaba de Serú Girán en esa época?
¡Cuánto tiempo perdido! Reconozco que las historias de Jesús estaban buenas,
pero… ¿por qué no las mechó con comentarios acerca de lo bien que se
complementaban el bajo jazzero de Pedro con la viola blusera de David en las
gloriosas composiciones de Charly? Dicho sea de paso, creo que nos contó la
historia del apedreamiento de María Magdalena sin explicarnos claramente lo que
era una prostituta, lo que también nos hubiese ahorrado tiempo.

(George: si leés esto fijate si tenés ese vinilo de Serú, y vas a ver que lo que digo es verdad.)

UPDATE 23/10/2009: Aparecieron las fotos del disco de mi catequista:

Etiquetas:

Una respuesta to ““Y Lo Que Están Haciendo Es Un Pecado Mortal””

  1. George Says:

    Perdón por el retraso en la entrega del material fotográfico… Que chichito ese disco no? A mi me parece Lale que el círculo se debe cerrar de una manera muy concreta. Como digno admirador de García que sos, te voy a hacer entrega de este disco. Es tuyo amigo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: