Argumentum Chocavilitulum

Hoy. 17:50. Mi auto estaba estacionado en la puerta de mi casa. Me subí. Arranqué. Sentí “POOOM”. Una moto me había chocado de atrás. El pibe tenía casco, pero me pegó con el casco en la luneta trasera, haciéndomela mierda. Testigos afirmaban que si no tenía casco se hubiese matado. Se cayó, se raspó la pera y se jodió el tobillo. Seguros de él, seguros míos. Trámites horribles. Yo sin auto. Maldición. Si hubiese salido un segundo antes o un segundo después, no hubiese pasado nada. Si hubiese ido a mear antes de salir, tampoco. Pero… ¿cuántos accidentes evitamos por estar un segundo antes o un segundo después? ¿Por qué a veces pasan y a veces no? ¿Tenía que pasar? ¿Me merecía que eso pase? Profundos misterios que, si los develásemos, sabríamos entonces si Dios existe o no y, en caso de existir, qué carajo está planeando.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: