Extraños Odios En El Supermercado

Cuando voy al Supermercado no sé que me pasa, pero odio a
todo el mundo. Después se me pasa, pero mientras estoy ahí los odio a todos.
Debe ser porque odio ir al Supermercado. Los pensamientos que aparecen en mi
cabeza son más o menos así:

 

·       
Pero mirá esta vieja pelotuda revolviendo los sobrecitos
de Tang. Le daría una patada en el orto, vieja de mierda. ¡Qué gran favor le
haría a la humanidad muriéndose!

·       
¿Qué le pasa a esta desdentada que habla así de raro? ¿No
tenía una remera más fea para ponerse?

·       
A esta cajera cara-de-naba le deben pagar más por ser
lenta. ¿Cómo puede ser tan lenta? ¿Qué carajo está esperando? ¿Por qué no hace
nada? ¡Movete Hija de Re-Mil Putas!

 

Después salgo del Supermercado y
se me pasa. Pienso que esa gente que tanto odio me provocaba, al fin y al cabo,
son mis compatriotas. Me guste o no son mis compatriotas. Entonces ya no los
odio tanto, aun cuando imagino que seguramente muchos de ellos van a votar a De
Narváez porque les gustaron sus propagandas.

 

Tendría que haber escrito esto
desde el Supermercado porque ahí es donde aparecen los sentimientos de odio. No
los pude transcribir bien porque soy un Ser de Amor.


Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: