Querías Lo Mejor… Tenés Lo Mejor… ¡La Banda Más Caliente Del Mundo!

 
 

(Señores y Señoras Feos: Cambien de página inmediatamente porque hoy voy a hablar de KISS.)

 

Generalmente no me gusta comentar los recitales a los que voy (porque a veces no tengo nada especial que decir) pero hoy tengo que volver a escribir sobre KISS y el tremendo recital que dieron el domingo.

 

Cuando era chico, como a todos los chicos, me gustaba KISS. Cuando fui adolescente pensé: “¡Qué cagada! ¡Esto es música para pendejos que no entienden nada!” y los menosprecié. Cuando dejé la adolescencia (en edad, no en mente), un día de mis veintitantos volví a escuchar un disco de KISS y me dije: “¡Pero esto es BUENÍSIMO!” Casi todos los temas son rocanrroles con buenos riffs sin demasiada pretensión, hermosos para cantar y sentirse bien.

 

Cuando era chico, hablábamos de KISS. No sé de dónde sacábamos información (no recuerdo leer revistas de KISS), pero hablábamos de KISS. Con los compañeros de catecismo, se discutía si escuchar a KISS era pecado o no. Los más nabos pensaban que sí, nosotros pensábamos que Dios no podía ser tan tonto de considerar pecado a la música. Además, entre la historia del chabón que multiplicaba los panes (sin video) y los videos de Gene Simmons volando y escupiendo mucha sangre… era lógico que nos iba a gustar KISS. Recuerdo tener 10 años e ir con varios amigos todos los domingos a la tarde a un bar donde pasaban videos de KISS en pantalla gigante. Eso era muy emocionante.

 

Ayer los vi por tercera vez (la segunda fue en el 99) pero el show es cada vez mejor. Las Pelotas estuvieron medio fríos, porque se pelearon con gran parte del público por bardear sutilmente a KISS. Los Ratones Paranoicos, en cambio, dieron un show excelente, plagados de hits y con invitados de re-contra-super-re-lujo, como Jimmy Rip en guitarra y Rubén Gaitán en armónica.

 

Cuando los Ratones salieron a tocar 10 minutos antes de lo previsto, supe que KISS iba a empezar puntualmente, a las 22:00. Por eso, cuando a las 21:50 se apagaron las luces, se bajó una bandera inmensa de KISS (a manera de telón), y comenzó a sonar a todo volumen el clásico de clásicos Won’t Get Fooled Again de los Who, que dura 10 minutos, supe que cuando terminase esa gloriosa canción comenzaría el show. Y así fue. El cuerpo te vibraba por lo fuerte que estaba la música.

 

Con Gene Simmons tengo una relación especial, porque miro su reality show (Family Jewells) y entonces me siento como de la familia. Cuando termina la temporada, me dan ganas de llamarlo por teléfono para ver cómo anda la familia (pero no para hablar con él, me daría lo mismo hablar con Sharon o Nick o Sophie.) Por supuesto, Gene hizo todo su circo: escupió fuego, voló, hizo el número de la sangre, y le puso huevos toda la noche. Un genio Gene Simmons (que en la vida real es tan despreciable que uno termina amándolo.)

 

El falso Ace también hizo el número que hacía el verdadero Ace, ese de disparar con la guitarrra. Solo que esta vez fue mucho mejor, gracias a la mejor tecnología. El falso Ace toca mejor que el Ace real, lo mismo que Eric, el falso Pete (que por suerte no estaba, así zafamos de Beth.)

 

Y párrafo final para Paul Stanley, el segundo hombre más pedante del mundo (después de Gene, por supuesto.) Paul grita todo el tiempo, con una voz que si la imitás una vez no podés cantar por dos meses más o menos. Por momentos, la actuación me recordaba a la de Spinal Tap en Springfield. Paul arenga todo el tiempo, nos dice que somos el mejor público, y nosotros le creemos, sabiendo que debe decir lo mismo en todos lados (aunque en Argentina seguro que somos el mejor público.) Paul pasa volando por encima de todos nosotros solo si gritamos su nombre bien fuerte muchas veces. Cuando termina una canción y el público estalla en aplausos, Paul pide que lo aplaudamos más todavía, y todos lo hacemos, porque es parte del show.

 

Vi mucha gente grande llorando (????) (¡yo me estaba divirtiendo!) y me cansé de tanta pirotecnia (también muy mejorada tecnológicamente.) Y hasta me gustaron los fuegos artificiales, a mí que hace 20 años que me aburren. Me gustaron porque fueron mucho mejores. Parece que se inventaron unos efectos nuevos buenísimos.

 

Cuando terminó, pensé que solo les faltó tocar God Gave Rock’n’Roll To You, su himno de la época despintada, y entonces, mientras la gente se retiraba, empezó a sonar esa canción por los parlantes, y todos nos íbamos emocionados y cantando que Dios te dio el Rock’n’roll a vos, el Rock’n’roll a él, el Rock’n’roll a todos.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: