Tristeza Fundamentada E Infudamentada

 
 

Existe la tristeza fundamentada y la infundamentada. La tristeza fundamentada aparece, por ejemplo, cuando matan a nuestra madre, o cuando un admirador de pimpinela viola nuestra hija de 13 años, o cuando pierde Boca. Estos sucesos rara vez ocurren, pero cuando ocurren está bien que estemos tristes.

 

Por otro lado, la tristeza infudamentada aparece de repente, aunque todo esté bien en la vida. Venimos poniéndola seguido, nuestro hijo da sus primeros pasos, River sale último del campeonato, y sin embargo de repente estamos tristes. Para contrastar esa tristeza, lo más recomendable es hacer algún tipo de ejercicio físico. Yo sé que es una mierda, que es mejor quedarse tirado comiendo bizcochitos de grasa, pero hay que buscarse algún método, como por ejemplo ir a correr mientras escuchamos Cuentos De Océanos Topográficos, hacer bicicleta fija mientras miramos Los Sopranos o saltar la soga mientras nos miramos al espejo y recordamos historias de Muhammad Alí.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: