Los Amigos – “No Va A Ser Lo Mismo”

 
 

Hace tiempo que vengo postergando escribir una entrada sobre los amigos, pero no me animo porque lo que tengo que decir es un poco duro. Incluso escribí una llamada “La Dificultad Para Conseguir Amigos” que nunca me animé a publicar.

 

Cuando en Octubre de 1989 fui a Bariloche en el viaje de egresados, mis amigos y yo volvimos tan contentos que teníamos un solo objetivo en la vida: volver a Bariloche en Enero de 1990. No teníamos un mango pero, cada vez que nos juntábamos a tomar birra, avanzábamos en la fantasía hasta casi concretarla. Pensábamos irnos en tren, de campamento, y pedir ser tarjeteros en los boliches para poder entrar gratis. Yo estaba dispuesto a comer arroz con tal que se repitiese aquella noche en Grisú. En el medio de la manija que nos dábamos, había uno de mis amigos que siempre pinchaba el globo. Su muletilla era “No va a ser lo mismo”. Nosotros le decíamos que era un mala onda y él repetía su frase diciendo que, aunque lográsemos llegar a Bariloche, no iba a ser lo mismo.

 

Muchos años después me di cuenta que mi amigo mala onda tenía razón. Uno no tiene que buscar repetir los buenos momentos, sino que uno debe generar nuevos buenos momentos, porque la gente cambia y no conviene repetir. Uno debe aceptar que el tiempo pasó y ya no es lo mismo. Recuerdo otros tiempos con sonrisas pero no con melancolía. Ahora estoy en el 2009.

 

Casi 20 años después, me sigo viendo con frecuencia con esos mismos amigos. Nos jactamos que somos amigos desde el jardín de infantes. Sin embargo, me doy cuenta que ya no son los mismos, que ahora son otras personas. El 99% de mis amigos tienen hijos, con todo lo que eso implica. La mayoría tienen mujeres que los tienen cagando (¡y con razón!) Tienen que trabajar para pagar sus créditos. Sus intereses son muy distintos a los míos. Podemos charlar un rato sobre cómo nos va en el trabajo. Me pueden contar anécdotas divertidas de sus hijos. Alguno me puede preguntar si escuché el último disco de AC/DC. Yo le puedo preguntar a otro que opina del técnico de San Lorenzo. Otro me consulta sobre la salud de Charly García. Coincido con alguno en que estamos orgullosos de nuestra Presidente Cristina. Otro putea a Moreno porque cree que es un tipo malo. Recordamos viejas historias vividas. Comemos y bebemos. Alabamos a Maradona. Preguntamos por la vida de alguien que apenas recordamos. Usan mi casa para ahogar sus penas si se separan o se están por separar de su mujer. Estamos si el otro nos necesita. Nos prestamos guita sin intereses. Comparamos las peladas y las panzas de cada uno. Te podés quedar mirando a uno (que está hablando con otro) y sorprenderte por todo lo que sabés sobre esa persona y comprender por qué se convirtió en lo que se convirtió. Nos sabemos reír de nosotros mismos. Lo único raro de mis amigos es que nunca escuché a ninguno hablando mal de la suegra.

 

Pero ya no es lo mismo. Aunque siguen siendo mis amigos, el tiempo nos ha cambiado tanto que, si tuviésemos que vernos todos los días, seguro que en poco tiempo nos mandaríamos a la mierda.

 

Nota: Escribí este texto más largo de lo que pensaba con el objeto que solo lo lean los amigos capacitados para entenderlo (el resto pasa a una página porno al tercer renglón porque se aburre.)

 

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: