Crónica De Un Nacimiento

 
 

Era una noche tormentosa el viernes 30 de Octubre de 1960, mientras Doña Tota pujaba en el hospital de Lanús. No realizó demasiado esfuerzo ya que el que venía era su sexto retoño, y la Caty, una de las cinco hijas anteriores, había salido cabezona y agrandado la salida para los hijos siguientes.

 

Mientras tanto, en el pasillo del hospital, Don Diego caminaba nervioso, fumando cigarrillos y rezándole a su Dios: “Por favor, que este salga varón”. Sus rezos se vieron interrumpidos por una enfermera que salió a confirmar que sus rezos habían sido escuchados. “Es un varón, pase si quiere”. Don Diego entró a la habitación y vio a una criatura peludita llorando. Incapaz de contener su alegría, lo levantó sin hacerle asco a los líquidos que todavía lo cubrían. En ese momento, el bebé dejó de llorar. Doña Tota dijo: “Quiero que se llame Diego, como vos”, y Don Diego respondió: “Así será, se llamará Diego, Diego Armando Maradona”. En ese momento, desde una ventana semiabierta que una enfermera estaba intentando cerrar, se coló una energía cósmica que fue atraída por el tobillo izquierdo del recién nacido. Solo Don Diego lo advirtió, y entonces supo que su bebé recién nacido sería alguien muy especial.

 

– Le podemos decir Pelusa – dijo Doña Tota.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: