Hey Jude

 
 

Por empezar, para mí los judíos no son una raza sino una gente que practica una religión. Quizás haya demostraciones científicas o técnicas que indiquen lo contrario, pero a mí me chupan un huevo. Para mí, una raza es algo que se puede distinguir con solo mirar a una persona a la cara (blanco, negro, oriental, indio, mezclas de eso, etc.) Pero cuando voy por la calle y miro la cara de la gente no sé si son judíos o no, por lo tanto para mí no son una raza.

Volviendo al tema de la religión, el hecho que alguien sea hijo de madre “judía” no los hace “judíos” por naturaleza, sino que para mí solo son “judíos” si practican esa religión. Si no la practican, solo son personas como yo, que me bautizaron (sin preguntarme) como cristiano pero decidí alejarme de esa religión cuando me enteré las ridiculeces que pregonaban los que dicen tener la concesión de la misma.

 

Yo no puedo hablar mucho de los judíos porque casi no conozco a ninguno, sin embargo pienso que son –en general- muy talentosos para el humor y el arte. También me gustan que se la pasan haciendo chistes sobre sí mismos. Mis judíos favoritos son Larry David, Jerry Seinfeld, Jorge Guinzburg, Woody Allen, Damián Szifrón y, por supuesto, Robert Zimmerman (aunque este es un caso raro de un tipo que se convirtió al cristianismo.)

Pero lo que no me gusta es que, aunque ellos hagan chistes sobre sí mismos, cualquier chiste que hace una persona no judía sobre ellos parece discriminatorio. Creo que deberían reveer esa postura.

 

Yo, que me considero un tipo con 0% de nazi, me voy a permitir en este espacio de libertad dos comentarios presumiblemente malos contra los “judíos”:

 

a) Sus madres son muy manipuladoras. Los humoristas copados las tratan como “hincha pelotas” y “pesadas” pero de mis observaciones personales noté que en realidad están manipulando a sus hijos. Bajo una capa de amor y libertad, se esconde esta manipulación para que los hijos sean como ellas quieren. Lo más loco es que sus hijos son inteligentes y se dan cuenta de todo menos de esto, y negarán hasta el fin de sus días que fueron manipulados, por lo menos en los pocos casos que conozco (debo aclarar que también conozco madres no judías hiper manipuladoras.) Pero me gustaría que, seas o no “judío”, te preguntés cuánto influyó tu mamá para que hoy estés en el lugar dónde estás.

b) No comen carne de cerdo. Ja, ¡no saben lo que se pierden! Matambrito de cerdo, costillitas, bien saladas son EXQUISITAS. Si yo fuera hijo de madre judía, andaría con mi verga circuncindada comiendo carne de cerdo, solo para burlarme de ese rito, que seguramente tiene una explicación boluda.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: