Jimi Hendrix On San Martín St.

 
 
Esto me ocurrió el 15/07/2003 y se lo conté así a mis amigos vía e-mail:
 

    En realidad iba a contar cuando el viernes pasado vi a Charly García en Temperley por vez nº 50 en mi vida. Iba a contar eso porque creí que iba a ser divertido contar cuando quise tomar un atajo y terminé recorriendo más de 150 kilómetros al pedo para llegar a Temperley, atravezando villas miserias super-aterradoras, por esas calles donde "acá no entra la policía", y sin embargo llegué ileso. Aunque muchas veces pensé en volver, el brazalete de SNM me apretaba y finalmente llegué. Y el recital estuvo muy bueno, obviamente.

 

    Pero, como anticipé, hoy tengo una "no-sabés-lo-que-me-pasó".

 

    Me encontraba durmiendo a las 8:00 AM cuando sonó el portero eléctrico. Al atender, una voz me dijo que venían del juzgado de paz por un juicio de desalojo. Bajé a ver a dónde estaba el error, pensando: "Bueno, por lo menos hoy no voy a llegar tan tarde al laburo." Me encontré con dos anteojudos que me leyeron un mandamiento de un juez donde en el caso "Lombardo c/ Gutierrez" el Juez de la Chota había ordenado que debía desalojarse el departamento ubicado en San Martín 151, 2º 8 C. Por lo tanto, debía desalojar el departamento en ese momento, de lo contrario el viernes vendrían con la policía y tenían el permiso del juez para romper la cerradura y tirar todas mis cosas a la calle. Me enyoguicé y les dije:

    – Pará, pará, pará. En primer lugar, este departamento es mío y yo tengo la escritura, y no tengo nada que ver con el juicio ese. Segundo: ¿no hay una notificación previa? ¿Vienen así a que desaloje de un momento para otro?

    – Es que esto es un juicio que hace 4 años que está, y ahora el juez ordenó esto…

    Empecé a hacer algunas otras preguntas, y uno de los dos anteojudos no me creía. Seguramente pensaba que yo estaba haciendo un verso para estirar el tiempo y quedarme con el departamento. A cada pregunta, Anteojudo decía: "Bueno, venimos el viernes con la policía y listo". Antes de irse me dijo: "Vos estás haciendo muchas preguntas", a lo que le dije: "Claro, flaco, no quiero que me tiren todos los discos a la calle porque un imbecil como vos anota mal el número de mi departamento". Me volvió a repetir que nos veíamos el viernes con la policía, entonces le dije que el viernes nos íbamos a ver para que me pida disculpas.

    Cuando se fueron se me ocurrió la idea de que la yuta venía y me tiraba todos los compacts a la calle. Vi en mi mente una especie de foto con una pila de compacts, de la cual se veía "Are You Experienced?" de Jimi Hendrix con la cajita rota, mientras los chicos que siempre están pidiendo algo en la puerta de McDonald revoloteaban por ahí tratando de afanarme algo.

    Me fui a trabajar y empecé los llamados telefónicos. La Escribana tenía mi escritura (que nunca me había molestado en ir a buscar) y me dijo que la situación era la siguiente: si un juez había mandado a desalojar mi departamento el viernes, la única forma de conseguir parar eso era que un abogado presente un escrito en el juzgado señalando el error, pidiendo "pronto despacho" y asegurándose de que realicen todo el trámite en ese mismo día (o sea, que el juez firme que se había equivocado), de lo contrario no llegaban con los tiempos y me podían desalojar el viernes.

    – ¡Pero todo eso me va a salir plata! – le dije.

    – Sí, es increible lo que te está pasando.

    Luego hablé con la administradora del edificio, quien me dijo que el problema lo tenían los del 8-D, y no el 8-C. El del 8-D no pagaba el alquiler, y el propietario hacía mucho tiempo que le había iniciado el juicio correspondiente. Luego en la Universidad me encontré con 3 abogados en una oficina, les dije: "¡Qué suerte que hay 3 abogados porque necesito uno!" a lo que me respondieron: "¿A quién agarraste con el auto?". Les conté el caso y quedaron que me iban a redactar el escrito cuando yo les consiguiese unos datos que me tenía que pasar la escribana, y entonces pensé que no podía ser que me estuviese comiendo ese garrón y media hora después cayó uno de los Anteojudos a mi oficina, contándome que había ido 4 veces a mi depto y luego se enteró de casualidad que yo trabajaba en la Universidad porque una chica que trabajaba en el Juzgado me conocía, y se fue hasta la Universidad a pedirme disculpas porque ELLOS SE HABÍAN CONFUNDIDO DE NÚMERO (y no el Juez) y ya le habían avisado al 8-D, y colorín colorado este cuento se ha acabado.

 

 

 

 

Sent: Friday, July 18, 2003 5:08 PM

Subject: Re: Jimi Hendrix On The San Martín Street

 

Ø      Disculpen que siga jodiendo con esto, pero para terminar la historia, les cuento que esta mañana ni me acordaba de lo que había sucedido, y ver un camión de mudanza tampoco me hizo acordar. ¡Estaban desalojando a la vecina! Entonces me crucé con el otro Anteojudo, el que no me creía, el que todavía no me había pedido disculpas, el que había sido más agresivo. Me subí a mi auto y el chabón corrió hacia mí y me dijo (textual): "3.000.000 de disculpas. Después me enteré del mal momento que te hice pasar, y no sé qué decirte. Disculpame, de verdad", y así se cumplió la predicción de Alejandro Rampazzi quien el martes le había dicho: "El viernes nos vamos a ver para que me pidas disculpas". Lo miré con mi mirada más recia y me fui hacia el infinito.
>

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: