“Tengo Buenas Y Malas Noticias Para Vos”

 
 

A mí me gusta dar buenas noticias, aunque sean buenas noticias pequeñas. Algo que el oyente no sabía y se alegra al saberlo. El otro día pude dar una. Unos amigos estaban hablando de un tipo que trabajaba en el mismo lugar que yo, pero con el que yo hablaba poco. A los pocos días lo crucé y le dije:

– Che, ¿vos conocés a xx y a yy?

– Sí.

– Ah… porque son amigos míos y el otro día estaban hablando de vos.

(Ahí le puse un toque de suspenso espectacular. Leí sus pensamientos: “¿Qué estarían diciendo de mí esos dos?”)

– No sabía que eran amigos tuyos.

       – Sí, iban conmigo a la primaria.

(Seguía con el toque de suspenso. Quería que él me preguntase. Tardo un rato y lo hizo:)

– ¿Y qué decían?

       – Nada… que jugabas re-bien al fútbol.

(Sus ojos se iluminaron de alegría. No se esperaba ese elogio tardío.)

– Bueno… tampoco para tanto… no era Maradona. Era más bien un cinco entregado que siempre daba el toque justo – dijo, con una sonrisa inocultable, y siguió contando sobre su lesión, sobre cuando iba a jugar con mis amigos, y otras cosas que ya no me interesaban. A mí solo me interesaba ver sus ojos cuando le conté que mis amigos opinaban que él jugaba bien al fútbol.

 

Es frecuente que tenga que ir a decirle buenas o malas noticias al Jefe Máximo del lugar donde trabajo. Como me cae simpático, cuando tengo buenas noticias entro con una sonrisa y le digo: “¡Tengo buenas noticias!” y las cuento magnificadas. Cuando tengo malas noticias, le digo, después de contarle todo lo bueno que puedo: “Ah… y una mala… pasa esto y esto y esto, pero se puede solucionar así y asá”.

 

La otra vez, en el mismo trabajo, tenía buenas noticias para un tipo que es malo conmigo. Se las dije delante de mucha gente. Noté que se puso contento, y otra que estaba ahí le dijo:

– Ahora sonreís porque Rampazzi te trajo buenas noticias.

       – Mirá, te voy a decir una cosa: Rampazzi nunca me puede traer buenas noticias a mí.

Pero por adentro yo sabía que eran buenas noticias y estaba contento. Y además supe que en un futuro cercano le iba a traer más buenas noticias, nada más para llevarle la contra.

 

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: