Touring With The Stones

 

(Del libro Old Gods, Almost Dead, biografía de los Rolling Stones por Stephen Davis.)

 

Gira 1975

5 de Junio, en Kansas City, con los Eagles como teloneros. Los Stones tocaban al aire libre por primera vez bajo una carpa blanca para 80.000 jóvenes, un mar de brazos ondulantes, chicas en topless encaramadas a hombros fornidos y un constante y cantable rugido. (…) Keith, que llevaba una semana sin dormir, improvisando toda la noche y escuchando reggae con Ronnie, estrenó un par de pantalones ajustados de cuero blanco que no se quitaría en toda la gira.

Estadio Municipal de Cleveland, 83.000 asistentes, 13 de junio. Al día siguiente, antes de la actuación de Buffalo, el equipo de la gira dio un paseo en barca por las cataratas del Niágara. “No le muestren a Jagger –dijo Rudge (…) – lo querrá en el escenario”.

En Toronto se corrió la voz entre bastidores de que una chica, ciega de nacimiento, seguía la gira, haciendo dedo de un lugar a otro. Keith empezó a verla delante de todo cada noche, estrujada por los fans, y se preocupó por ella. Hizo que los plomos la buscaran, que la dejaran viajar en camiones, que vieran cada noche que se encontraba perfectamente.

(…)

Elton John llamó a Mick al hotel y le preguntó si podía tocar con los Stones esa noche en Denver. Aunque Mick había acordado con él que subiera sólo para un número, Elton no se marchó, se quedó en el escenario durante seis canciones, se cargó los arreglos e hizo enojar a todo el mundo.

 

1984

A principios de 1984, los Stones se reunieron en Ámsterdam, para hablar acerca del nuevo álbum. Mick asumió de nuevo el papel de dictador. (…) Una noche Keith emborrachó a Mick. Éste agarró el teléfono en la habitación de hotel de Keith y le dijo a Charlie Watts que subiera. Eran las cinco de la mañana. Charlie estaba dormido pero tomó el teléfono.

“Essstá mi batería por ahí?” –gritó Mick-. ¿Dónde está mi jodido batería? ¡Que se presente inmediatamente!”

(Keith: “Mick, cuando está borracho, es para no perdérselo”.)

Charlie se levantó, se afeitó, se puso una camisa blanca y limpia y un traje cruzado a medida de Saville Row, se anudó la corbata y se calzó unos zapatos hechos a mano de Lobb de St. James.

“Charlie entró –dijo Keith-, agarró a Mick y ¡bum! le arreó un gancho de izquierda que lo tiró encima de una bandeja de salmón ahumado y luego casi salta por la ventana y cae en un canal de Ámsterdam. Mi chaqueta preferida, que llevaba Mick, quedó inservible”.

“No me llames más “tu batería” –gruñó Charlie con los dientes apretados-. Vos sos mi jodido cantante.”

 

1995

Los Rolling Stones llevaron su maquinaria Voodoo Lounge hasta Sudamérica en 1995, provocando una fanmanía que hacía años que no se veía. (…) Mientras estaban en Buenos Aires para sus cinco actuaciones, los Stones fueron asaltados por salvajemente apasionados jóvenes argentinos decididos a besar al conjunto. Varios miles vivaquearon en el exterior del hotel, y pelearon con los inquietos servicios de seguridad, y el conjunto se mantuvo virtualmente prisionero.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: