Me Puedo Morir Tranquilo

 

Creo que si me muriese hoy nadie sufriría mucho. Distinto sería el caso si tuviera mujer y/o hijos (lo cual es lo más normal en una persona de casi 35 años) pero, por la vida que me busqué, nadie sufriría mucho. Algunos sufrirían un poco más o un poco menos, pero nadie mucho. Mi familia, luego del papelerío y un duelo prudencial, entraría a mi casa. Tirarían millones de porquerías, se agarrarían algunos libros y cds, venderían el resto de las cosas, se asombrarían de lo que hay en mi computadora (por ejemplos videos míos hablando y reflexionando sobre la vida) y se desharían de la casa y el auto. Algunos amigos extrañarían la cantidad de pelotudeces sobre las que suelo hablarles. En mis laburos, las cosas se complicarían por un par de meses (a lo sumo), pero tendrían una buena excusa: “Lo que pasa es que se murió Alejandro” o “Lo que pasa es que se murió Rampazzi” y la gente diría: “Ah, cierto, ¡pobre!”. Alguien diría: “¡Era tan bueno! (y no lo digo porque está muerto)” (porque siempre hay alguien que dice eso, incluso de los muertos más hijos de puta que conocí). Algunas chicas se sentirían culpables por haber sido desconsideradas conmigo, y otras dirían: “¡Qué suerte que se murió ese pesado!” (y yo las asustaría desde el más allá). Mi instructora de Yoga tendría $ 40 menos cada mes. Y el mundo seguiría girando y luego un día se muere el último de los que hoy están vivos (entonces, la persona más vieja del mundo (ese día) todavía no nació hoy.)

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: