Los Abuelos De La Nada En El Ópera

 

En enero de 1996 me fui de vacaciones a Villa Gesell con unos amigos, y fuimos a un departamentito en un primer piso que estaba en un balcón donde había 10 departamentos que se conectaban por ese balcón, arriba de un restaurante. Bautizamos al lugar Merlow Place, en un ingenioso juego de palabras entre la ciudad de Merlo y una serie de TV que nunca vi que se llama Merlose Place (Jerry Seinfeld sí miraba esa serie en un episodio muy divertido.)

 

En esas vacaciones teníamos contacto con los otros 9 departamentos, y en cada uno había gente joven (en general) con los cuales escabíabamos juntos cada noche. Calculo que en 6 o 7 de los 10 departamentos, tenían el cassette Los Abuelos De La Nada En El Ópera (se conseguía de oferta en Musimundo y es BUENÍSIMO.)

 

El registro contenía una grabación en vivo en el Teatro Ópera, efectuada en 1985, y era un breve resumen de los tres discos de la segunda etapa de Los Abuelos De La Nada.

 

Antes de hablar de los temas del disco, creo necesario realizar algunas aclaraciones sobre la historia de Los Abuelos De La Nada:

 

Miguel Abuelo es un poeta muy sensible y que, como todos los poetas sensibles, estaba loco (en este caso muy loco.) Creó Los Abuelos De La Nada a fines de la década del 60, y llegó a grabar un par de simples (muy buenos y experimentales), hasta que decidió dejar la banda porque en la misma había entrado un pibito al que le decían Pappo que insistía en tocar blues blues blues blues, música que a Miguel no le interesaba. Entonces se fue a girar por el mundo (algún día me voy a extender más sobre sus aventuras por todo el mundo), y a principios de los 80, volvió a Argentina para rearmar Los Abuelos De La Nada, que re-formó con Gustavo Bazterrica en guitarra, Cachorro Lopez en bajo (quien sería su socio compositor), Polo Corbella en batería, y un promisorio joven tecladista que le recomendaron: Andrés Calamaro. La idea era hacer música muy moderna, con mucho ritmo y con buena poesía. Tenían todo para triunfar, y triunfaron.

 

Así grabaron 3 discos. Para este cuarto en vivo, ya habían echado de la banda a Gustavo Bazterrica, al que parece que lo echaron de todas las bandas en las que estuvo (parece que le gusta más la droga que la música, por lo que ha pagado su precio con años de cárcel.) Lo reemplazaron con Gringui Herrera, un guitarrista que era amigo de Calamaro.

 

Hoy en día, Andrés Calamaro reniega en cada reportaje de los temas compuestos y cantados por él en Los Abuelos De La Nada. Yo concuerdo con Andrés: creo que los temas cantados por él pierden un poco del espíritu del grupo, que se basaba en el carisma de Miguel Abuelo. Sin embargo, también sospecho que Andrés dice esto para criticar indirectamente a Charly García, ya que Charly (productor del primer disco) fue el que insistió que Andrés meta sus temas y los cante. Andrés está enojado con Charly por motivos extramusicales, y entonces utiliza esto como excusa, cuando en realidad debería estar agradecido a Charly por haberlo promovido (además de haber sido toda su vida un Saliery de Charly). Los temas de los Abuelos compuestos por Miguel eran de más calidad artística (debido a la experiencia poética), pero mucho menos exitosos que los de Andrés, que eran más comerciales.

 

Los temas que integran el disco son:

 

Marinero Bengalí es una composición de 4 (Miguel, Andrés, Cachorro y Bazterrica) con la que iniciaron su primer disco.

 

Zig-Zag (un estreno) – Guindilla Ardiente – Sintonía Americana – Himno De Mi Corazón: Son canciones pop demoledoras con gran poesía y buenos varios estribillos, algunas con bases funkys y/o ritmos latinos, apoyadas en excelentes líneas de bajo de Cachorro Lopez (que con el tiempo, lamentablemente, terminaría produciendo discos para diego torres), todas compuestas por Miguel Abuelo y Cachorro Lopez

 

Meditasol es una genialidad solo de Miguel para el tercer disco.

 

Lunes Por La Madrugada fue el gran hit de Cachorro Lopez, también para el tercer disco. Miguel le dio un touch fenomenal.

 

Sin Gamulán – Mil Horas – Así Es El Calor: Ejemplos de temas compuestos y cantados por Calamaro que fueron super éxitos pero que no llegaban al nivel poético de las otras canciones. A lo mejor hubiesen sido mucho mejor (pero no tan exitosas) si las hubiese cantado Miguel. En el caso de Así Es El Calor la autoría es compartida con Gringhi Herrera, que había entrado como guitarrista reemplazando a Bazterrica.

 

Chalaman: Es una composición de Daniel Melingo que los Abuelos habían grabado en su segundo disco.

 

Costumbres Argentinas: un “estreno” escrito y cantado por Andrés, que se convertiría en otro super éxito del grupo.

 

Por último, quiero contar que una vez me llegó un e-mail que decía cientos de cosas de la década del 80, que uno iba volviendo a recordar a medida que las iba leyendo, y terminaba diciendo algo así: “Y si nunca escuchaste esta frase, es que no viviste la década del 80: ‘Vamos a cantarles un estreno, es ya el segundo estreno, se llama Costumbres Argentinas y dice así’”. Eso causaba mucha gracia a cualquiera que leía el e-mail porque es verdad, escuchamos cientos de veces esa frase durante la década del 80. Sin embargo, creo que la frase que (creo) Cachorro Lopez dice antes de Meditasol le compite también: ‘A esos señores que los están apuntando con la linternita para que se sienten no hace falta hacerles caso’.

 

“Días en porretas. Macarras mil. Esto es la hostia: sol de Madrid. Sol, sol, soy de aquí. Chulos y chivatos. Monjas de a mil. Santos majaretas, son para mí. Soy, soy, sol-re-mi. Y yo mientras tanto corro en mis botas aladas. Polis y guarros, guapos y tontos duros. Soy buscavidas: debo seguir al sol. Sol de las branqueas del pez, de tu noche capitán, sol del rico, sol del pobre, si me das tu soledad. Sol que matas de verdad solfeando en la oscuridad, sol que vuelcas tu cariño sobre el día. Cada estrella es otro sol. Cada hombre, un soldador uniendo las partes rotas del gran espejo interior. Soldadito del amor, del solar quiero ser sol, y abrazarte como un sol que te fascina… ¡Buenamoza!” (Miguel Abuelo, Meditasol)

 

“Fue por el efecto cielo, y una frase de El Abuelo: El Lugar Se Cubrió De Pedazos De Cristal” (Andrés Calamaro, Pasemos A Otro Tema, 1989)

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “Los Abuelos De La Nada En El Ópera”

  1. Ruben Says:

    Hola!, muy bueno el informe, la verdad hay muchas cosas que no sabia, gracias!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: