¡No Sabés Lo Que Me Pasó!

 

Trabajo en un lugar donde trabajan 1686 personas. Por mis tareas, es frecuente que me reuna con la persona más importante del lugar (el Nº 1), que es un tipo muy copado que siempre tiene sobre su escritorio un atado de Particulares o cualquier otro cigarrillo negro (todavía nunca me animé a pedirle que me convide uno) y reserva las corbatas solo para las ocasiones especiales (por ejemplo, si tiene que entrevistarse con el Presidente de la Nación.) (¡Qué horrible, estúpido y antiguo es usar corbata!) Ayer me reuní con él para tratar unos temas, y me pidió que volviese hoy, ya que debía reunirse con las otras cuatro personas más importantes del lugar para hablar de esos mismos temas. La reunión sería a las 9:30, pero él Nº 1 me pidió que vaya 9:15 así ajustábamos algunos detalles para la reunión con los otros cuatro.

 

Anoche me quedé como hasta las 3:00 de la mañana terminando de leer una biografía de Bob Dylan (la de Howard Sounes.) Siempre me despierto con el despertador, pero lo pongo más temprano para poder seguir durmiendo un poco más (en realidad siempre me despierto varias veces, miro la hora y sigo durmiendo.) Pero hoy me despertó el teléfono (mi ringstone son los Stones cantando Baby, Baby, Call me on the telephone, de Star Star de Goat’s Head Soup (1973)). Era la secretaria del Nº 1 para decirme que el Nº 1 estaba muy sorprendido de que yo no hubiese llegado todavía. Le dije, mientras trataba de entender lo que pasaba: “Ya voy para allá”. Corté, miré la hora y eran las 10:00!!!!!!!!!!! Me quería morir. 10:15 ya estaba allá, en ayunas, despeinado y con lagañas en los ojos. En esos 15 minutos estuve todo el tiempo acelerado pensando qué excusa podía inventar. ¡Pero no había ninguna! Cualquiera fuese la excusa, debería haber llamado para avisar que llegaba más tarde. Así que al llegar vi que los cinco ya estaban trabajando con una versión mal impresa de unas planillas realizadas por mí. Le dije al Nº 1: “Disculpe. Me dormí. Nunca me pasa y me pasó justo hoy”. Y el Nº 1, con su voz de fumador de cigarrillos negros, con su voz keithrichardosa, me dijo: “No te preocupes, no hay problemas”. Les di una versión mejor impresa de las planillas, se las expliqué y nos pusimos a trabajar.

 

La frase del título es © de mi amigo Joli Diaz, aunque si esto le pasaba a él, seguramente hubiese tardado más de 15 minutos en llegar (porque le pasaría algo en el camino) y, al llegar, su Nº 1 (que seguramente sería un corbatudo de mala onda que no fuma y con voz de trolo) lo echaría del laburo.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: