Hipercandombe Y Una Gordita

 

En 1988 yo tenía 16 años y estaba entrando en el Universo Charly García A Full. Mientras tanto, una gordita vino a nuestro temible 4º 2º de la Escuela Normal, con intenciones de dictar clases de química. Fue sometida a todo tipo de degradaciones por mis compañeros, por ejemplo gritarle: “¡Golpista!” cada vez que se daba vuelta, ponerle un tampón pintado con fibra roja en la cartera, escupirle un pollo muy verdoso en el libro que firmaba, y muchas otras actitudes que le hacían imposible darnos clases. Yo, que no me prestaba a ese tipo de bromas pero apoyaba moralmente, un día tuve una charla con la gordita, y descubrí que le gustaba Charly García. Incluso me dijo que su canción favorita era Hipercandombe (porque le gustaba como estaba grabada la batería), canción que estaba en el único disco de Charly García (Películas, La Máquina De Hacer Pájaros, 1977) que yo todavía no tenía en ese momento porque ni se conseguía. Desde esa conversación la gordita me empezó a caer simpática y me dolía que mis compañeros la tratasen tan mal. Tuve que esperar unos meses para escuchar por primera vez Hipercandombe.

 

Casi 18 años después, en enero del 2006, una noche, íbamos en mi auto yo y 4 Saynomoreanos (3 varones y 1 niña), desde Pinamar a Cariló (pensábamos que Charly iba a tocar ahí), escuchando los dos discos de La Máquina De Hacer Pájaros (que ahora están en un cd), recontracopados, los 5 cantando muy fuerte cada una de esas hermosas canciones. Cuando llegamos al camino de entrada a Pinamar, empezó a sonar Hipercandombe, y todos nos copamos más aún, y yo recordé a la gordita suplente de química y volví a escuchar con atención cómo estaba grabada la batería.

 

Vaya entonces, con esta humilde entrada de blog, mi homenaje al reciente fallecido excelente baterista Oscar Moro, a Charly García que me unió a los 4 locos con los que viajaba (y que 18 años después sigue siendo mi máximo ídolo), a la gordita que quería dictar clases de química y no la dejaban, y a mis compañeros de secundaria que me hacían reír jodiendo a la gordita hasta que me enteré que era una aliada y hasta había ido al Adiós Sui Géneris en 1975.

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “Hipercandombe Y Una Gordita”

  1. ignacio Says:

    Jejejejje
    que grande.
    saludos
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: