Una Poesía de Gabriel David Medina

 
 
Gabriel David Medina era el que se dedicaba a las investigaciones, en un grupo que se dedicaba a resolverle problemas a la gente mediante complicados y sofisticados mecanismos de simulación. En sus ratos libres, entre otras actividades, escribía poesía. Esta la escribió durante una visita al zoológico de la Ciudad de Buenos Aires:
 

¡Qué tristes que es verlas encerradas,

Hermosas criaturas aladas!

 

Mi corazón, que no es el del león,

Pareciera quebrarse, o derrumbarse,

Cuando la jirafa, que sabe que no zafa,

Sueña vanamente con atravesar el paredón.

 

El elefante, ni astuto ni elegante,

Inofensivo pero gigante

Con pruebas gratas y a menudo hilarantes

Divierte al hombre

Diminuto visitante y eterno admirador

Sin saber que en realidad es su captor.

 

¡Qué ironía que tan inmenso predio,

Para ustedes cuna de la injusticia y el horror,

Sitio del encierro y el temor,

Esté ubicado en nuestros mapas

En la Avenida del Libertador!

 

Oh, cruentas serpientes

Ustedes sí merecen la prisión

Pues me enteré recientemente

Que a sus presas no matan por hambre

Sino por diversión.

Etiquetas:

Una respuesta to “Una Poesía de Gabriel David Medina”

  1. ignacio Says:

    Querido Rampazi, siempre es un placer leer este Blog.
    Aguante Eiti Leda.
     
    Sin mas que decir me retiro hasta que las rutas nos junten.
    snm
    Nacho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: