Real Love y Temor

 
 
En estos breves párrafos, extraídos del libro "El Arte de Vivir", Krishnamurti explica cómo es el verdadero Amor, y cómo hay que afrontar el temor.
 

El problema es: ¿Qué es el amor sin motivo? ¿Puede haber amor sin ningún incentivo, sin que uno desee nada para sí mismo del amor? ¿Puede haber amor sin que uno se sienta lastimado cuando el amor no es retribuido?  Si yo te ofrezco mi amistad y tú la rechazas, ¿no me siento lastimado?  Ese sentirse lastimado, ¿es el resultado de la amistad, de la generosidad, de la simpatía?  Ciertamente, en tanto me sienta lastimado, en tanto haya temor, en tanto te ayude esperando que tú puedas ayudarme -a lo cual llaman servicio-, no hay amor.

 

Interlocutor: Si alguien es desdichado y quiere ser feliz, ¿eso es ambición?

K.: Cuando uno está sufriendo quiere estar libre del sufrimiento.  Eso no es ambición, ¿verdad?  Es el instinto natural de todas las personas, de todos nosotros: no tener miedo, no tener dolor físico ni emocional.  Pero nuestra vida es tal que constantemente estamos experimentando dolor.  He comido algo que no me sienta bien y tengo dolor de estómago.  Alguien me dice algo y me siento lastimado.  Estoy impedido de hacer alguna cosa que anhelo hacer y me siento frustrado, infeliz.  Soy desdichado porque ha muerto mi padre o mi hijo, etcétera.  La vida está actuando constantemente sobre mí, me guste o no me guste, y me siento siempre herido, frustrado, tengo reacciones dolorosas.  Lo que he de hacer, entonces, es comprender todo este proceso del dolor.  Pero ya lo ven, la mayoría de nosotros escapa del dolor.

Cuando ustedes sufren internamente, psicológicamente, ¿qué hacen?  Acuden a alguien en busca de consuelo, leen un libro o encienden la radio o van y hacen puja.  Son todas indicaciones de que están escapando del sufrimiento.  Si escapan de algo, obviamente no lo comprenden.  Pero sí uno mira su sufrimiento, si lo observa de instante en instante, comienza a comprender el problema que implica, y esto no es ambición.  La ambición surge cuando escapamos de nuestro sufrimiento o nos aferramos a él o lo combatimos, o cuando elaboramos teorías y esperanzas en tomo a él.  En el instante en que escapamos del sufrimiento, la cosa hacia la cual escapamos se vuelve muy importante, porque nos identificamos con ella.  Nos identificamos con nuestro país, con nuestra posición, con nuestro Dios, y esto sí que es una de ambición.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: