La Crianza De Los Hijos

 

Tengo muchos amigos que tienen hijos. Todos coincidieron que la vida les cambió el 100% a partir de eso. Todos dicen casi la misma frase: “Las prioridades te cambian completamente. Ahora vivo para mi hijo”.

Tal cantidad y de tan variadas edades me permite realizar todo tipo de observaciones acerca de la forma en que los crían. Con algunos estoy de acuerdo, con otros no tanto. Nunca me meto en sus conflictos, aunque a veces doy una opinión sin esperar que me la escuchen. Muchas veces me siento más cerca de los hijos que de mis amigos.

De todas las conclusiones que he sacado, la que quiero destacar es que creo que los que son mejores padres son los que recuerdan bien cuando eran chicos, y los que son peores son los que ya no recuerdan (o recuerdan mal) y entonces se han transformado en los adultos que uno odiaba cuando era chico.

 

Otro aspecto que me llama la atención es que casi todos los que tienen hijas mujeres, ya están celosos de sus supuestos futuros novios, incluso los que tienen hijas casi bebés. Seguro que esto ocurre porque ellos eran grandes acosadores de mujeres en su vida de solteros, y no quieren que su hija sufra por culpa de alguien que es como ellos cuando eran jóvenes. ¡Temen a su yo del pasado!

 

Hace poco trabajaba a veces cerca de un hombre que tenía una hija de 12 años más o menos. Era el típico padre baboso que tiene fotos de su hija en el escritorio y en el protector de pantalla. Lo escuchaba seguido hablar por teléfono con su hija. Las conversaciones eran tensionantes y asquerosas. De lo que escuchaba se desprendía que la chica le pedía todo el tiempo permiso para ir a todos lados, mientras que el padre le negaba todos los permisos de manera desagradable y poniendo excusas ridículas. Siempre era lo mismo. A mí me daba asco. Estoy seguro que en unos años esa chica va a ser conocida como la mayor petera de toda la zona oeste. Ponele la firma.

Etiquetas:

Una respuesta to “La Crianza De Los Hijos”

  1. Chipi Says:

    2 cosas:
     
    1- Eso de que la vida te cambia un 100% seguramente es cierto, y seguramente ese 100% es un 100% más de felicidad en la vida.
     
    2- Tal cual! Los que recuerdan más su infancia es probable que hagan más felices a sus hijos por medio de sus decisiones. Algunos padres lamentablemente establecen dictaduras en sus casas, en vez de democracias, y creen que no pueden ser amigos o incluso compañeros y cómplices de sus hijos porque eso es malo o incorrecto.
     
    Yo todavia no tengo la suerte de tener hijos, pero tengo un sobrino, 10 años menor, con el que me llevo muy bien. Mi "secreto?": amor y diálogo. Darles mucho de eso.
    Eso parece sabido… lo que algunos no saben es que en general, el diálogo con los pendex comienza con mucha mucha escucha de todas las cosas que ellos hacen y les pasa. Mi sobrino podia pasar 1 hora entera x reloj contándome acerca de un pase de basquet que hizo en el club o se venia a mi pieza con la playstation a jugar mientras yo lo miraba y me comentaba sobre lo que iba pasando. Aburridísimo! Pero cuando tuvo que hablar otro tipo de cosas, las que los adultos consideramos más importantes, lo hizo naturalmente…
     
    Ups, estoy robando blogs de nuevo. Sdos.  Nat  SNM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: