El Say No More Summer Tour 2006

 

El 20 Charly García tocó en el Gesell Rock, muy bien, pero solo 10 temas. Se enojó y se fue. Ese día fuimos un montón de personas al hotel donde estaban sus músicos chilenos, y el guitarrista tocó para nosotros. Hasta ese día siempre había pensado que todos los chilenos eran muy boludos, pero desde ese día cambié de opinión.

 

El 21 Charly estaba muy mal y no tocó. Estaba realmente mal (para una idea, se había hecho muchos cortes con una gillette que mostraría días después en un recital en un bar.) Algunos amigos míos tienen impresionantes anécdotas de ese día (ver Space de Nacho, http://spaces.msn.com/innuendomyfine/ )

 

El 22 tampoco tocó. Pero ese día lo vi en la situación más triste que me tocó presenciar de su vida, saliendo de un boliche a las puteadas (y me da vergüenza ajena contar las cosas que gritaba.) Esa noche estuve muy cerca de ser su chofer, fuimos una especie de guardaespaldas cuando atravesó el centro lleno de gente y la gente intentaba molestarlo en ese estado, le presté por intermedio de una amiga $ 10 (para comprar curitas) y me devolvió $ 15 (¡y con rastros de pintura!), Charly nos dijo por teléfonos que éramos “una masa”, tomamos el desayuno en el hotel de él a su cuenta, recogimos una consola que había tirado a la pileta, y nos enteramos de un montón de cosas que estaban pasando que no considero conveniente contar acá. También en un momento Charly había decidido tocar y fuimos con el manager de Charly al Ku pero ya era muy tarde y no se pudo hacer.

 

El 23 había ido al Casino y perdí enseguida. Cuando acababa de perder, me llamaron por teléfono que esa noche Charly sí tocaba. Fui a la puerta del hotel y ahí estaban mis amigos bajando los equipos de Charly. Los llevamos en mi propio auto hasta un bar de Pinamar (que estaba lleno pero en el que nadie sabía que iba a tocar Charly, aunque se empezaron a dar cuenta cuando trajimos los teclados todos pintados), mis amigos los armaron (mientras ya me elegía la mejor mesa y me dedicaba a tomar unos tragos) y cuando todo estuvo listo llegó Charly y nos tocó 29 temas, incluyendo 3 temas que grabó con Sui Generis, 3 de Serú Girán, 4 grabados en su carrera solista, 5 de los Beatles, 1 de Jimi Hendrix, 1 de John Lennon, 1 de Paul McCartney, 1 de Joni Mitchell, 1 de Violeta Parra, 1 de Procul Harum, 2 de los Rolling Stones, 1 de Tear For Fears, y cinco inéditos que probablemente estén en su próximo disco.

Me paró el carro dos veces. Una cuando cantó “Cinema Verité” y la dejó de cantar y yo seguí cantando y me pidió que me callara, y otra cuando en “Estaba En Llamas Cuando Me Acosté” pareció olvidarse la letra y yo se la dije y me dijo: “Sí, es así, pero callate”.

Ese día el recital terminó abruptamente cuando Charly se enojó con uno del público que no lo estaba escuchando y lo quiso cagar a trompadas. Se armó un bardo terrible hasta que se fue. Luego desarmamos los equipos y se los llevamos a su habitación. Él estaba sentado en su cama, de buen humor, y nos preguntó si nos había gustado el recital y nos anunció que al otro día tocaría de nuevo. Decidí quedarme una noche más.

 

El 24 fue parecido pero mejor. También llevamos los equipos en mi auto, pero a un bar donde se sabía que iba a tocar Charly y la entrada valía $ 30. Por pedido de Charly, intentamos sacar unos muebles del hotel (pero no nos dejaron.) En el bar, armamos los equipos pero con uno de los plomos de Charly (el Melli, muy buena onda), y cuando llegó Charly estaba de muy buen humor y tocó 50 temas. Tocó 1 de Sui Géneris, 3 de Serú, 7 de su etapa solista, 8 de los Beatles, 2 covers que no conocía, 1 de Joni Mitchell, 6 temas de Bob Dylan, 1 de E. Winter, 1 de los Hollies, 1 de Steely Dan, 1 de John Lennon, 4 de Annie Lennox, 1 de Paul McCartney, 1 de Discépolo y Mariano Mores, 2 de los Rolling Stones, 2 de Neil Young, un pedacito de uno de Jethro Tull, y lo mejor: 8 inéditos de su disco nuevo, todos en el mismo orden que presumiblemente tendrán en el disco, y hasta explicando el por qué de cada tema. Fue un flash flash flash. Cuando terminó, Charly se fue a una especie de camarín, y todas las que eran mujeres podían ir a saludarlo. Nosotros desarmamos los equipos y los llevamos al hotel. Nos quedamos un rato en la habitación del plomo de Charly (hasta que llegó el manager), y luego volvimos a entrar a la habitación de Charly a llevar los equipos en mi auto. La habitación estaba llena de chicas que se habían ido con él desde el bar. Nunca en mi vida vi una habitación tan mugrienta. El piso estaba alfombrado y tenía toda la basura del mundo, incluyendo cenizas, botellas rotas, cds, instrumentos destrozados y miles de cosas más.

 

En fin, jamás me había imaginado que iba a ser plomo de Charly y que iba a entrar en su habitación de hotel. Luego me enteré que al otro día volvió a tocar en un bar. Les debo todos estos momentos a mis amigos Nacho y Tato, y en especial a Flor que es nuestro nexo para saber dónde toca y todo eso. ¡Gracias! Cuando Nacho me pase un par de fotos que me prometió completo con las fotos.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: