Alternativa Para Una República De Iguales

 

Del Libro “La Iluminada – Vida Personal Y Política De Elisa Carrió” de Luis Majul:

(De cuando todavía era una diputada de la Alianza):

De la Rúa no llevaba ni un mes de gobierno y todos eran cantos de sirena. El jefe de Estado había citado en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno a todo el bloque de diputados de la Alianza UCR-Frepaso y todos se habían puesto las mejores ropas para escucharlo. Una hora y media había pasado desde el comienzo y el encuentro languidecía entre el bullicio y la abulia general. Entonces Lilita pidió la palabra y dijo:

Presidente: si usted no desarticula las mafias enquistadas en el Estado en seis meses se va a convertir en rehén de las mafias.

            Algunos no podrían creer lo que estaban escuchando. Pero ella, micrófono en mano, continuó como si estuviera hablando en el living de su casa:

– Presidente: hay versiones que dicen que van a modificar las leyes laborales para peor. Permítame decirle que la gente no va a permitir que no cumplamos con la palabra empeñada en la Carta de los Argentinos…

            A partir de ese momento Carrió empezó a jurar ante propios y extraños que jamás votaría una ley en contra de los pobres. Y por su parte, De la Rúa, contrariado por semejante desplante, se calló la boca en público y le puso a la chaqueña un sobrenombre en privado: La Novia del Che Guevara.

 

 

(De cuando dejó de ser una diputada de la Alianza)

 

            Se estaba discutiendo un conjunto de leyes cruciales para el futuro de la República Argentina. Era nada menos que la cesión de superpoderes al ministro de Economía Domingo Cavallo. Si se aprobaba el inciso f del artículo primero del proyecto Cavallo tendría la potestad de contraer o pagar deuda poniendo como garantía los activos del Estado y las futuras recaudaciones.

            El asunto se había empezado a debatir tres días antes. En aquella oportunidad, Carrió pronunció uno de los discursos más impactantes de toda su carrera, al advertir:

Vienen por la República, y se la van a llevar puesta.

            Su teoría era que los superpoderes eran el abordaje final de la confiscación de los bienes de la República. Que ya se habían robado todo. Y ahora solo quedaba la recaudación y las tierras. (…)

            Eran casi las cuatro de la madrugada de 26 de marzo de 2001 y (…)

            Bagliani había ido al baño. Pero ella le pegó igual:

Acabo de escuchar al diputado Bagliani. Lástima que no esté presente, porque quería dedicarle unas cuantas palabras…

            La modorra de la Cámara se transformó, de pronto, en tensión:

Quería decirle a Bagliani…

            Los taquígrafos levantaron la cabeza para escuchar, y también para ver. Los reflectores de las cámaras de televisión se empezaron a encender.

… que su exposición ha sido brillante. Y que el problema no es tener una pluma brillante sino servir a cualquier causa. Pluma brillante tuvieron Rodolfo Barra y Roberto Dromi… y miren como nos dejaron…

            (…)

            Pero su jugada no terminó ahí. Porque además, en un mismo movimiento, anunció su renuncia al bloque de la UCR y amenazó con denunciar por traición a la patria a los legisladores que votaran a favor de la inclusión del inciso f del artículo primero del proyecto de ley de superpoderes.

            La amenaza sirvió para que se excluyera el inciso. Pero no fue sólo eso, sino algo que dijo la legisladora del Chaco, lo que hizo avergonzar a muchos diputados de la Alianza y a ciertos peronistas que votaron a favor de los superpoderes. Carrió tomó aire y sentenció:

La concepción posibilitista de la política se inscribe en la idea de que sólo podemos hacer aquello que nos dejan. Pero la verdad es que la historia y los regímenes cambiaron cuando cierta gente hizo, en los momentos decisivos, lo que debía hacer… y no lo que les convenía. (…)  En realidad, la gente que construye la vida, la historia y el futuro es la que hace lo que debe hacer. Gente que hace lo que debe, de acuerdo a sus valores. Y no estos gerentes pragmáticos que sólo hacen lo que pueden hacer.

            (…)

            Carrió lloró todo lo que quedó de la madrugada y también el resto del día.

Sentí un límite moral –me dijo- y también sentí un gran alivio.

            Menos de dos meses después, el viernes 17 de mayo de 2001, Carrió presentaba el ARI en sociedad…

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: