Blue – Joni Mitchell (1971)

  

          Joni Mitchell es una canadiense muy talentosa. En 1971 (el año en que nací) editó su cuarto disco, que es mi favorito. Sus tres primeros discos habían sido en formato acústico, y este también. A partir del quinto vendría su período más exitoso, con discos de banda, y al poco tiempo se pasaría al jazz de manera definitiva, logrando discos de gran calidad pero que nunca iban a ser muy populares.

 

            Su cuarto disco se llama Blue (Tristeza o Azul.) La tapa muestra su cara con los ojos casi cerrados, mirando para abajo, y un gesto que podría interpretarse como de dolor, y un micrófono como si estuviera cantando, aunque tiene la boca cerrada. Tanto el fondo como el pelo de Joni se ven azul, en distintas tonalidades, y su cara también está en tono celeste.

 

            Con este disco, Joni Mitchell se recibió de cantautora confesional. A partir de su edición, surgieron muchos nuevos cantautores con canciones de este estilo. Lo que me gusta de este disco es que todas las canciones fueron mis favoritas, en distinto orden. Un día me gustaba una, otro día me gustaba más otra, pero todas me gustaron mucho, de tanto que lo escuché.

 

            Joni Mitchell tocaba la guitarra de una forma un tanto rara (había aprendido sola.) Entonces hasta llegaron a editarse libros que se llamaban “Toque la guitarra estilo Joni Mitchell”. Lo loco es que con el tiempo aprendió a tocar bien, y ahora ya no se acuerda cómo tocaba antes, es decir: ahora no puede reproducir los sonidos que tocó en ese disco. Igual, en este disco, la ayudó mucho James Taylor, y también tocaron Steven Stills, y otros.

 

            El disco empieza con All I Want (Todo Lo Que Quiero), un tema bastante rapidito, y que tiene un ritmo bárbaro. Empieza diciendo:

 

Estoy en un camino solitario viajando

Viajando, viajando, viajando

Buscando algo, ¿qué puede ser?

Oh, te odio un poco, te odio un poco,

Te amo un poco

Oh, te amo cuando te olvidás de mí.

 

            Luego viene My Old Man (Mi Viejo), un tema dedicado a su padre, que es “cantor en el parque, un caminador en la lluvia, un bailador en la oscuridad” y le “quita las tristezas”. Este es un tema de pianito.

 

            Little Green (Verdecita), es un tema dedicado a una hija que ella abandonó. La tuvo de muy jovencita, cuando todavía no era famosa, y la entregó, pero se quedó toda la vida con cargo de conciencia. Cuando escribió esta canción este suceso había ocurrido hacía 5 años. Cuando su hija cumplió 20, se enteró que su verdadera mamá era Joni Mitchell, y se reencontraron. Todos los temas son de 1971, menos este que en realidad lo había escrito en 1967, pero nunca se había animado a incluirlo en un disco.

 

Chica con pretensiones de chica

Mandando mentiras a casa

Firmás todos los diarios en el nombre de la familia

Estás triste y apesadumbrada, pero no estás desvergonzada

Verdecita, tendrá un final feliz.

 

            El cuarto tema, Carey, es uno de los más rápidos y de mejor melodía. Acá parece contar un romance con una persona mayor:

 

            Luego viene Blue, otro tema de pianito.

 

            En California, Joni extraña California desde Europa.

 

Sentada en un parque en Paris, Francia

Leyendo las noticias y seguro que son malas

No le van a dar una oportunidad a la paz

Eso solo fue un sueño que algunos tuvimos.

Todavía hay un montón de tierra para ver

Pero no podría querer estar aquí

Es muy viejo y frío y estancado en las formas de acá

Oh, pero California

California, vuelvo a casa.

 

Voy a ver a los muchachos que capté

Aunque besaré a un chancho soleado

California, vuelvo a casa.

 

Me encontré a un cuello rojo en una isla griega

Que no bailaba muy bien

Me devolvió mi sonrisa

Pero se quedó con mi cámara para vender

Oh, el granuja, el rojo rojo granuja

El cocinaba buenos omelettes y guisados

Debería haberme quedado con él allí

Pero mi corazón lloró por vos, California.

 

Oh, California vuelvo a casa

Oh haceme sentir buenas bandas de rock’n roll

Soy tu fan más grande

California, vuelvo a casa.

 

Oh, se siente tan solitario

Cuando estás caminando

Y las calles están llenas de extraños

Todas las noticias de casa que leés

Solo te dan tristeza

Solo te dan tristeza.

 

Así que me compré un boleto

Y tomé un vuelo a España

Fui a una fiesta por un camino sucio y rojo

Donde había un montón de gente linda

Leyendo Rolling Stone, leyendo Vogue,

Me dijeron: “¿Cuánto tiempo te vas a quedar?”

Les dije: “Una semana, quizás dos,

Hasta que mi piel se broncee

Entonces me vuelvo a casa, a California”.

 

California, vuelvo a casa

¿Me aceptarás como soy?

Desplegándome sobre otro hombre

California, vuelvo a casa.

 

Oh, se siente tan solitario

Cuando estás caminando

Y las calles están llenas de extraños

Todas las noticias de casa que leés

Más acerca de la guerra

Y esos cambios sangrientos.

Oh, ¿me aceptarás como soy?

¿Me aceptarás como soy?

 

            This Flight Tonight (Este Vuelo Esta Noche), parece la continuación del anterior, ya que acá se toma el vuelo para volver. Es un tema acústico con algunos efectos bastante raros para la época. Seguro que compuso la letra en un avión.

 

            River (Río) es otra de las más lindas melodías, pero con pianito.

 

            A Case Of You (Una Parte Tuya) es quizás la canción más conocida, ya que se han realizado miles de covers, incluyendo uno de Prince, que es fanático de Joni Mitchell. Acá le habla a un hombre, comparándolo con un vino.

 

Justo antes que nuestro amor se perdiera, dijiste:

“Soy tan constante como una estrella norteña”

Y yo te dije: “Constante en la oscuridad

¿Dónde queda eso?

Si me buscas estaré en el bar.”

En la parte de atrás de un dibujo

En la luz de un televisor azul

Dibujé un mapa de Canada

Oh Canada

Con tu cara bosquejada dos veces

Oh, estás en mi sangre como un vino sagrado

Sabés tan amargo y tan dulce

Y yo podría beber un pedazo tuyo, querido

Y todavía estaría sobria

Todavía estaría sobria.

 

Oh, soy una pintora solitaria

Vivo en una caja de pinturas

Me asusta el diablo

Y estoy dibujada para esos que no se asustan

Me acuerdo de cuando me dijiste, me dijiste:

“Amor es tocar almas”

Seguramente tocó la mía

Porque parte de tus poros salieron de mí

En esas líneas de tiempo en tiempo

 

Oh, estás en mi sangre como un vino sagrado

Sabés tan amargo y tan dulce

Y yo podría beber un pedazo tuyo, querido

Y todavía estaría sobria

Todavía estaría sobria.

 

Conocí a una mujer

Tenía una boca como la tuya

Conocía tu vida

Conocía tus diabluras y tus semillas

Y dijo:

“Ve con él, quedate con él si eso querés

Pero preparate para sangrar”.

Oh, pero estás en mi sangre

Sos mi vino sagrado

Sabés tan amargo, amargo y dulce

Oh, yo podría beber una parte tuya, querido

Y todavía estaría sobria

Todavía estaría sobria.

 

            El último tema, The Last Time I Saw Richard (La última vez que vi a Richard), describe su último encuentro con un tal Richard, ocurrido en un bar, en Detroit, en 1968.

 

La última vez que vi a Richard fue en Detroit en el 68

Y me dijo “todos los románticos encuentran el mismo destino algún día”

Cínico y borracho y aburriendo a alguien en un café oscuro

“Vos te reís”, él dijo, “vos decís que sos inmune, mirá a tus ojos

Están llenos de luna.

Le gustan las rosas y los besos y los hombres lindos que te dicen

Todas esas mentiras lindas, mentiras lindas

¿Cuándo te vas a dar cuenta que sólo son mentiras lindas?

Solo mentiritas lindas, solo mentiritas lindas.”

 

Puso una moneda en su Wurlitzer y apretó

Tres botones y la cosa empezó a zumbar

Y la camarera vino con medias finas y una corbata

Y dijo: “Bebe ahora, estamos por cerrar”

“Richard, no cambiaste nada”, le dije

“Es solo que ahora están idealizando algún dolor en tu cabeza

Tenés tumbas en tus ojos, pero las canciones

Que perforaste y soñaste

Escuchá, tratan de un amor tan dulce, un amor tan dulce

¿Cuándo vas a volver a estar en la tierra?

Oh, y el amor puede ser tan dulce, amor tan dulce.”

 

Richard se casó con una patinadora

Y se compró un lavaplatos y una máquina de café

Y bebe en su casa la mayoría de las noches con la televisión encendida

Y todas las luces de su casa brillando.

Voy a soplar para apagarle todo

No quiero a nadie viniendo a mi mesa

No tengo que decirle nada a nadie

Todos los buenos soñadores pasarán por esto un día

Escondiendo botellas en cafés oscuros

Cafés oscuros

Solo un capullo oscuro ante que yo consiga mi alas magníficas

Para irme volando

Solo una fase, esos cafés oscuros.

 

¡Perdón por las traducciones que son mías!

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: