Olores

  

          Me encanta el olor a lluvia. Es un olor imposible de describir, pero que puedo recordar cuando quiero. No sé si será solo lluvia, o la mezcla de la lluvia con el asfalto. No es el mismo olor siempre que llueve, pero no puedo describir a cuál me refiero. Creo que es el olor que se produce los días que llueve y hace mucho calor. Esos días, el olor me atrae tanto que me dan ganas de salir a mojarme y respirar bien profundo. Casi nunca lo hago.

 

            Hace muchos años le conté a mi papá que una chica de la escuela (de otra división) olía a pescado (eso decían sus compañeros.) Mi papá se rió a carcajadas, creo que nunca lo había visto reír tanto. Luego me dijo que se rió tanto porque era vox pópuli que la concha olía a pescado.

 

            A mí me gusta el olor a concha, aunque supongo que no el de todas las conchas. Hay conchas que nunca olí pero estoy seguro que me gustarían.

 

            Una vez fui al cine a ver una película que se llamaba “Criaturas Salvajes” (creo), con Denise Richards y Matt Dillon. Denise estaba muy sexy en toda la película. En una parte, le sacan una pollerita. La imagen la muestra vista desde costado, más mostrando de atrás que de adelante. Yo estaba tan compenetrado con la película, que ver esa imagen en pantalla grande hizo que me viniese una ráfaga de olor a concha. Me agarré a la butaca. Luego volvía a ver esa película en video y no me volvió a pasar lo mismo.

 

            Hay chicas que se ponen tanto perfume que dan arcadas. Si una mujer te gusta de Verdad, no es necesario que se ponga perfume, el olor de su piel te enloquecerá igual. Si estuvo en tu cama, después que se va te dormís con una sonrisa sobre su olor.

 

            Cuando tenemos hambre, el olor a comida también resulta muy placentero (o tortuoso.) También hablar de comida. Antes trabajaba con dos personas y, al mediodía, a veces, nos poníamos a hablar de asado, entonces nuestras papilas gustativas se desesperaban y nos íbamos los tres a comer un asado. Cuando el grupo se deshizo porque uno se fue a trabajar a otro lado, lo despedimos comiendo un asado.

 

            El olor a pata es muy desagradable. El olor a chivo también. Tengo un amigo que desde chiquito lo apodamos “Chivo”, porque se había desarrollado antes y sudaba mucho. Ahora le seguimos diciendo igual, pero paradójicamente es el que mejor huele porque es fanático de los perfumes y sabe usarlos.

 

            Cambiando de tema, me encantan los chicles Yahoo confitados de frutilla, pero solo el primer minuto. Después de ese minuto ya pierde el gusto.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: