Divididos En Pilar

 

Divididos es un power trío de rock. En un principio fueron Cream y Jimi Hendrix Experience, los que demostraron que para tocar rock no se necesitaba más que un guitarrista, un bajista y un baterista. Todos virtuosos. Pappo aplicó la fórmula en diversas formaciones de Pappo’s Blues. Y hubo cientos de tríos así. Divididos fue siempre uno de los mejores.

 

Divididos tuvo cuatro bateristas. No llegué a ver al primero (Collado), que solo duró lo que el primer disco. Empecé a ir a verlos con el segundo, Federico Gil Solá, que realmente era impresionante como baterista pero parece que no era muy buena persona. Luego vino el largo período de Araujo, un baterista de extracción jazzera que fue elegido más por onda con la persona que por la real necesidad de la banda, aunque estuvo a la altura de las circunstancias. Ahora tienen un baterista nuevo, un pendejo alto y muy flaco y fibroso, que recuerda claramente a Federico Gil Solá. Parece que este pendejo era hijo de un amigo de ellos. Solían verlo tocar desde que tenía 10 años. Mollo y Arnedo lo miraban con la misma mirada que los pervertidos miran a las nenas de 10 años que comienzan a revelar sus curvas. Cumplida una edad razonable, lo invitaron a ser parte de Divididos.

 

Anoche lo vi tocar por primera vez. ¡Ay, mamita! ¡Como toca! Estira los brazos a más no poder, y hasta a veces levanta el culo del banquito para pegarle más fuerte. Rompió un parche durante el recital. No tengo un metrónomo en la cabeza, pero apuesto a que además de la potencia que demuestra, tiene un tempo excelente. Y sumado eso a los inefables Mollo y Arnedo… ¡tenemos una gran banda!

 

Anoche vi a Divididos en La Trastienda de Pilar, en su faceta acústico / eléctrica. Arrancaron con el acústico, con varios temas de Sumo, otros de ellos y hasta algunos temas folklóricos. Luego vino la parte eléctrica. Recordé cuando concurría con regularidad a sus recitales, allá por 1992/3. Recordé un Obras donde entraron a caballo, y tocaron por primera vez la versión de El Arriero de Atahualpa Yupanqui en su versión hendrixana. Los pogos en la popular de Obras eran comparables en peligrosidad a los recitales de Callejeros en Cromagnón. Anoche los vi en un recital con mesas, en un lugar tan paquete que cobraban el Fernet $ 10. Pero la esencia sigue siendo la misma.

Anuncios

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: