El Masca-Pito

 

Lo que sigue está extraido de la mini-serie Okupas, que proyectó Canal 7 a fines del año 2000. Seguramente es lo mejor que alguna vez se hizo en la televisión argentina, y esta escena es la escena más terrorífica que vi en mi vida, una obra maestra del terror.   OKUPAS

CAPÍTULO 4. “El beso de Judas”

 

(Luego de que Ricardo tuvo que echar al Pollo, a Walter y al Chiqui de la casa, el Pollo vuelve al Docke a buscar un dinero que le debían.

Ricardo, sintiéndose culpable, se entera que el Pollo volvió al Docke, consigue la dirección y lo va a buscar. Pero el Pollo ya se volvió, con la plata, y dejando muy enojados a los que les cobró.)

 

(Es de día. Ricardo entra a una de las torres del Docke con un papel en la mano. Sube por el ascensor. Se escucha de fondo “Tema de Pototo” de Almendra (1969). Golpea la puerta. Le abre Otro.)

 

Otro: Hola.

Ricardo: ¿Qué tal? Soy el amigo del Pollo.

(Otro se lo queda mirando varios segundos)

Ricardo: ¿Está?

Otro: A ver, esperá (cierra un poco la puerta.) Che, Pablo, acá hay un chabón que dice que es amigo del Pollo.

Negro Pablo: Sí, pero pará, no le abrás a nadie a ver si es de la gorra, loco.

Otro: No, no pasa nada, es un pibe.

Negro Pablo: ¿Estás seguro?

Otro: Sí.

Negro Pablo: ¿Vos sabés cuántos pendejos que hay disfrazados, loco, así?

(Van los dos a abrir la puerta)

Ricardo: Hola.

Negro Pablo: Sí. ¿Vos sos amigo del Pollo, loco?

Ricardo: Sí, sí. Y… quería ver si él estaba por acá.

Negro Pablo (preguntándole a Otro): ¿Él está, loco?

Otro: No, recién se fue.

Ricardo (amigable): ¡No te puedo creer, loco!

Negro Pablo: Sí, pero fue a la casa de un muchacho, va y viene, cinco minutos, va y viene loco.

Ricardo: Ah, porque vine desde re-lejos, viste.

Negro Pablo: Mirá que si vos sos amigo del Pollo sos amigo nuestro también. Si querés pasar, pasá, esperalo, no hay drama.

Otro: Todo bien, loco, pasá, pasá.

Negro Pablo: Pasá, está todo tranqui.

(Ricardo pasa asustado)

Negro Pablo: Pasá, maestro, pasá, el Pollo está al caer, loco. Enseguida cae.

(Cierran la puerta)

 

(Ricardo mira por la ventana. El Negro Pablo está sentado en un sillón, al lado de un equipo de música. Otro está en una silla. En la pared hay un trapo muy grande de Dock Sud.)

Negro Pablo: Sentate, vieja, sentate que está todo bien, loco. El Pollito ya está por venir. No te persigas que está todo bien, loco.

Otro: Ponete cómodo, boludo, estás ahí parado como una estatua.

Negro Pablo: Ahora viene… ponete cómodo.

(Ricardo se sienta)

Negro Pablo: Estoy buscando un compact, loco, que no lo encuentro, estos no sé dónde dejan las cosas, loco. Están bardeando.

(Ricardo mira a una vieja que está sentada en un rincón, fumando y tomando cerveza)

Negro Pablo: ¡Gordo! Vení, loco, vení que llegó un primito del Pollo, un amigo, algo así, un muchacho acá, loco.

(Entra Gordo con un termo y un mate.)

(Ricardo se para)

Ricardo: ¿Qué tal, loco?

Gordo: Hola.

Negro Pablo: Sentate, sentate que está todo bien, vieja. No hacen falta modales acá. Quedate tranquilo que acá caíste con gente buena, loco. No pasa nada.

(Se sientan el Gordo en el mismo sillón. Ricardo queda en el medio del Negro y el Gordo.)

Gordo: ¿Amigo de quién es, Negro, me dijiste?

Negro Pablo: Del Pollito del gallinero, loco.

Gordo: Ahhh… ¿amigo del Pollo?

Negro Pablo: Está todo bien.

Ricardo (agarrando el mate que le ofrece el Gordo): Sí, sí. Lo vine a buscar porque necesitaba hablar con él una cosa.

Gordo: Mirá vos.

Negro Pablo: Pibito bueno, me parece.

Otro: Tiene cara de bueno, ¿no? (le hace un gesto a Ricardo como si le tirase un besito)

Negro Pablo (a Ricardo): Loco, ¿es sin yerba el mate que estás tomando?

(Todos se ríen. Ricardo acepta y le devuelve el mate al Gordo)

Ricardo: Parece el lago de Palermo, está todo con tronquitos.

Otro (rápido, desafiante): ¿Conocés Palermo vos, che?

Ricardo: No, sí, así tipo de pasada nomás.

(Ricardo mira a la vieja fumando y se siente cada vez más nervioso)

Gordo: ¿Así que sos amigo del Pollo?

Ricardo: Sí, desde pibes que nos conocemos, con el Pollo.

Gordo: ¡Qué mal gusto tiene el Pollo para elegir amigos! ¿no?

Negro Pablo (riéndose mucho): No bardeés. No bardeés, loco, está todo bien con el pibe, loco, no te persigas que está todo bien (mientras se sigue riendo) Acá caíste con gente buena. Está bardeando nomás loco, no pasa nada.

Ricardo: No… sí… está todo bien.

Otro: Che, ese mate es una cagada, Negro, fijate.

(El Negro prueba el mate y hace un gesto de asco)

Negro Pablo: Dale, Gordo, dejate de joder, ¿qué querés, que cague finiiiiito, boludo?

Gordo: Es un mate.

Negro Pablo: Un mate, un miércoles, me vas a matar, boludo. Traé algo para escabiar, algo más pulenta, Gordo… ¡me extraña de vos! ¡hay gente acá!

(El Gordo se va diciendo: “güe güe güe”)

Ricardo: No pero por mí todo bien, eh. (Sigue mirando a la vieja.)

(Vuelve el Gordo con un cartón de vino San Javier)

Gordo: Che, loco, ¿la tijera dónde está?

Ricardo: Yo tengo algo.

Negro Pablo: Dale, loco, dale, abrilo con los dientes.

Gordo: ¿Sí? Te doy el honor, vieja.

(Ricardo saca una navaja del bolsillo del pantalón)

Ricardo: No, todo bien (abre el vino con la navaja)

Gordo: Pero tiene que estar esa puta tijera.

(Negro Pablo y Otro se quedan sorprendidos con la navaja)

Otro: Uhhhhhhh… ¡está buena, eh!

Negro Pablo: ¡Qué punta, man, eh!

Otro: ¿No es del Pollo esa navajita, loco?

(Ricardo asiente)

Otro: A ver, bancámela. (Se la saca y se la mete en el bolsillo cuando Ricardo no lo ve.)

Negro Pablo: Está buena, bien piya. ¿Qué andás, pujando vos loco? ¿Andás metiendo el pecho en la calle? ¿o qué onda?

Ricardo: ¿Metiendo qué?

Negro Pablo: Metiendo el pecho, loco, si andás pujando, andás poniendo el pecho. ¿No metés pipa, vos?

Ricardo: No, no, nada que ver (toma el vino)

Negro Pablo: ¿Ah, qué sos? ¿Un paparulo, vos?

Ricardo: ¿Papaqué?

Negro Pablo: ¡Sos terrible Paparulo!

(Todos rien muchísimo, incluso la vieja, que festeja levantando el vaso y se mancha. Ricardo mira sin entender)

Otro: ¡Pararulo! (continuan las risas)

 

(Otra escena luego de qué paso el tiempo, se está haciendo de noche. Ricardo toma un trago largo del vino)

Negro Pablo: ¡Ahí va! Ahí me gusta. Esa, esa. (Todos lo aplauden). Che, Turrón,

Gordo: Ahí va queriendo.

Otro: ¡Te gusta chupar, eh!

(Ricardo le pasa el vino al Negro Pablo)

Ricardo: San Javier.

Negro Pablo: ¡San Javier! ¿Cómo te habrá quedado, no? ¿Te acordás? ¿Aquél día?

Ricardo: Menos mal… menos mal que es santo.

Otro: Sí, si llega a ser Diablo sabés qué…

Negro Pablo: Mirá que hay santos que son peligrosos.

Ricardo: ¿Cómo San…

Otro: San Choto.

Negro Pablo: San Judás.

Gordo: Si te habrá quedado mal, eh.

Otro (festeja): ¡San Judas! Esa no la tenía, eh.

Ricardo (cambiando de tema): ¿Se fue muy lejos el Pollo?

Gordo: Noooo… ya debe estar por venir.

Negro Pablo: No te persigas, loco.

Ricardo: ¿Con qué me persigo?

Negro Pablo: No pasa nada. Despacio y con saliva, el elefante la cogió a la hormiga. (Todos se ríen mientras toman vino, menos Ricardo) No te persigas loco, eh, vos te vivís perseguido.

Ricardo: Vos estás perseguido que yo me persigo.

Negro Pablo: Y claro.

Ricardo: No te persigás que me persigo.

Negro Pablo: Dale, tomá, tomá, tomá.

Ricardo: Si no nos perseguimos.

Otro: Yo me persigo, tu te persigues, él se persigue. Nosotros nos perseguid, ellos se persiguen.

Ricardo: Fuiste a la escuela.

Gordo: Y todos te perseguimos, ¿viste?

(Todos se ríen, mientras Ricardo toma un traguito de vino)

Negro Pablo (sacándoselo): Pero tomá como los hombres, boludo. Parecés un gay (pronuncia gay) ¿Viste cómo levanta ese?

Ricardo: Travestis hay ahí.

Negro Pablo (se ríe): Te veía cara que te conocía de algún lado. (Ricardo se ríe para seguirle el “chiste”) Te veía, con esa cara y sin documentos….

Ricardo: ¿Vas seguido ahí, vos?

Negro Pablo: Y sí, veo siempre una cara igualita a la tuya. No sé si serás vos pintado o qué (se ríe y le palmea la rodilla. Ricardo ríe)

Otro: Imaginátelo con tacos, Negro. Con tacos y minifalda. ¡Sabés cómo lo rompo todo!

Ricardo: Así no se trata a los invitados.

Negro Pablo: No, está todo bien, no te me ortives, no te me ortives, vieja (le da la mano).

Ricardo: Está todo bien.

 

(Ya es completamente de noche. Siguen tomando vino. Ricardo mira un diario. Los otros hablan entre ellos)

Otro: ¿Qué habrá pasado con la moto, loco?

Gordo: ¿La del pibito? No sé, dice que perdió.

Otro: ¿Se la sacó la yuta? ¿Qué onda?

Negro Pablo (tomando el último trago y tirando el cartón de vino): No queda más loco.

Gordo: Parece que anduvo bardeando.

Negro Pablo (poniéndose las zapatillas): Me voy a poner las llantas porque hace frío y ya se viene la noche.

Otro: ¿Por qué se la sacaron? ¿Porque estaba moqueando?

Gordo: Sí, se la sacaron porque estaba moqueando.

Negro Pablo: No, loco, esa moto ya fue, loco. Los pibitos están en cana y la moto también. Así que no pregunten más porque ya fue….

(La vieja se va. Antes mira a Ricardo, asustándolo) No, que se la banquen no, loco.

Otro: ¿Traigo otro escabio?

Negro Pablo: Trae, loco, trae a ver si hay otro escabio fijate y si no andá a comprar, fijate.

Otro: Hay, hay.

Negro Pablo: Bueno, trae loco, vamos a escabiar otra vez.

(Ricardo está muy asustado. Se para. Mira por la ventana)

Ricardo: Che, loco, ¿viene seguro el Pollo?

Negro Pablo: Sí, loco, sentate tranquilo que ya viene el Pollo.

Ricardo: Porque tampoco quiero que se me haga muy tarde, viste.

Negro Pablo: No pasa nada, loco. ¿Cuál es el drama? Si se te hace muy tarde te acompañamos nosotros, vamos hasta la parada del bondi.

(Le ofrecen más vino)

Ricardo: No, está bien.

Otro: Tomá, boludo.

Ricardo: No, está.

Negro Pablo: Sentate, loco. ¿Qué? ¿Me despreciás, loco?

Ricardo: No, lo que pasa es que…

Negro Pablo: Me estás faltando el respeto, loco. Yo te hago pasar de onda porque vos venís de parte del Pollo y al final te parás, te querés ir….

Ricardo: No, ehh… pará… me paro porque se me hace tarde…

Negro Pablo: Acá caíste con gente buena, no pasa nada loco.

Ricardo: Ya sé, boludo.

Negro Pablo: Sentate, mono. ¿Cómo era tu nombre?

Ricardo (resignado, sentándose): Ricardo.

Negro Pablo: ¿Ricardo? Sentate, loco, está todo bien, Ricky. Me extraña, ahh… me extraña araña. (Toma otro trago de vino) El Pollo es el capo acá, loco.

Ricardo: ¿Es el capo el Pollo?

Negro Pablo: Preguntale después. A ver quién es el más capito. ¿Entendés, loco?

Ricardo: Pero, ustedes….

Negro Pablo: ¿Nosotros qué?

Gordo: Nosotros un carajo.

Negro Pablo: Nosotros estamos ahí pero el que manda más acá, el tira-tira acá es él. ¿Entendés?

Ricardo: Claro.

Negro Pablo: Él es el capo, capo, capo, capo, capito capito capito es él, loco. Más capito que él no hay acá. Más pulenta….

Otro: Más lindo.

Negro Pablo: Si vos querés ser, te podemos hacer el más capito, te nombramos enseguida.

Gordo: Jah.

(Ricardo mira asustado)

Negro Pablo: ¿Vos querés ser el más-capito? (todos ríen) ¿Sabés o no sabés lo que es un masca-pito, loco? El Masca-Pito (haciendo la seña de tirada de goma) (Los otros miran a Ricardo, sonrientes. Ricardo está cada vez más asustado) ¿Y, loco? ¿Mascás o no mascás, loco? Decí de frente. ¿Cuál es la historia? (Ricardo sonríe)

Ricardo: No, pará, boludo (se para) Yo venía a ver al Pollo, nada más. Está todo bien.

Negro Pablo (parándose también): Calmate, Ricardo, siempre con el Pollo, con el Pollo, me tenés podrido ya con ese, loco (cambia el tono de joda a tono de enojado)

Otro (también con mal tono): ¿Es tu marido el Pollo, maricón de mierda?

Negro Pablo: El Pollo, el Pollo, el Pollo. No está el Pollo, está el Gallo. Kikiriquí.

Gordo: Che, bebé, sentate.

Negro Pablo: Ya está loco. ¿Qué te hicimos? ¿te hicimos algo?

Ricardo: No, loco, yo…

Negro Pablo: ¿Te manoseamos la cola, por ejemplo?

Ricardo: No, loco, ¿qué decís?

Negro Pablo: ¿Te metimos el dedo? No. ¿Te comimos el rosquete, por ejemplo? Tampoco.

Ricardo: No, no, por favor.

Negro Pablo (tomándolo de las manos): Quedate tranquilo, loco (lo empuja contra el sillón, Ricardo se está por largar a llorar) Quedate ahí. No te pongas nada, pedazo de gil.

Ricardo: No, por favor.

Negro Pablo (gritándole): ¿Sabés lo que vas a hacer ahora? Vas a bailar en pollera para todos los vagos, ¿me entendés? Porque vos y el Pollo son terribles giles, loco.

Ricardo: No, por favor.

(Lo agarran entre los tres)

Gordo: ¿Qué por favor, loco? ¡Por favor las pelotas! (lo tiene agarrado de la boca, mientras Ricardo sigue pidiendo “Por favor”) ¡Las pelotas!

(Ricardo protesta, llora)

Negro Pablo: Cerrá el culo, ¡Cerrá el culo! ¡Pedazo de gil!

Gordo: Sacale todo (lo empiezan a desvestir, le sacan los pantalones)

Otro: ¡Qué Pollo ni Pollo! Dalo vuelta, vamos a hacerlo mierda al puto de mierda. (Le pisan la cabeza para que se quede quieto)

Negro Pablo: Quedate quieto. Callate la boca, callate la boca, callate la boca. ¿Escuchaste? Callate la boca. Y ahora vas a abrir el libro en la página número siete y vamos a leer de a uno, ¿me entendés?

Etiquetas:

Una respuesta to “El Masca-Pito”

  1. se Says:

    es “de la gorra”, no ‘gorda’…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: